NEW ARRIVALS (Tubular Tribute, Barcelona, 25/1/19)

febrero 1, 2019

Aunque parezca increíble, a Mike Oldfield le bastaron las tres jornadas del seminario conducido por el gurú Robert d’Aubigny para darle un vuelco radical a su existencia. Además del impacto inmediato que la experiencia supuso en su enfrentamiento diario con la realidad, se derivaron también consecuencias comportamentales y musicales. Uno de esos efectos fue el inusitado interés del artista por salir a la carretera para ‘exponer’ por fín sus obras en directo, situación materializada en primera instancia con su gira Tour of Europe en 1979 y la publicación de su único disco en vivo, Exposed.

Desde entonces y hasta 1984 el músico fue encadenando publicación de álbumes con giras en directo sin aparente descanso, hasta que los efectos estimulantes de la terapia parecieron llegar a su fin. Durante ese periodo, concibió sus nuevas composiciones con vistas a interpretarlas en vivo y adaptó su antiguo material con el mismo propósito. El resultado fueron unos espectáculos cargados de un rock muy dinámico, como también evidenciaba el videocassette The Essential, grabado en directo en el festival de Knebworth de 1980.

En 1985, el doble recopilatorio The Complete dedicó una de sus caras a la faceta en directo del artista. Aunque muy valorado por sus seguidores, su efecto balsámico resultaría insuficiente para saciar la sed de los más acérrimos, que continuaron recurriendo a grabaciones piratas para profundizar más en esta novedosa vertiente de Oldfield. En mi caso pude nutrirme de bastante material ilícito gracias a Papermusik (una pequeña pero fabulosa tienda del raval barcelonés) antes de que mis propios ‘bootlegs’ llegaran a engrosar su catálogo y, posteriormente, gracias a la generosidad de otros incondicionales (no puedo obviar los nombres de Gabriel y Jon). Las reediciones de Universal renovaron hace unos años la significación de aquellas versiones en vivo aletargadas ya en nuestra memoria pero ha sido una valiente formación asturiana la que se ha decidido por devolverles completamente la vida: Tubular Tribute.

01mikeoldfield28eighties29

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

LE MONT SAINT MICHEL

enero 25, 2019

La civilización celta llegó a la península bretona francesa allá por el año 500 a.C. dejando marcadas huellas culturales desde entonces. La tierra por ellos bautizada como Armórica (‘junto al mar’) se pobló de una sociedad guerrera cuya religión se inspiraba en las fuerzas de la naturaleza -especialmente vivas en la región- y se cargó de un imaginario rico en leyendas, héroes y dioses. Después de romanos y francos, llegaron por esos lares unos invasores vikingos a partir del siglo IX: los normandos (‘hombres del norte’), que acabaron por singularizar la zona.

En la confluencia de las actuales regiones galas de Bretaña y Normandía, un paraje natural fue testigo de toda esta concurrencia de culturas. Una elevación terrestre sobre la bahía atlántica conocida originalmente como Mont Tombe en la que un monumento megalítico servía para el culto pagano. Su reemplazamiento en el siglo VIII por un oratorio dedicado al arcángel Miguel cambiaría la denominación del accidente geográfico por el de Mont Saint Michel.

01 armorica - mont saint michel
Lee el resto de esta entrada »

HISTORIAS CORTAS

enero 10, 2019

Autoritarismo y libertad cultural no son términos bien avenidos, por eso los componentes de  Vangelis and his Orchestra no dudaron en abandonar su Grecia natal con la llegada de la dictadura de los coroneles en 1967. Se establecieron en París y allí tomaron el nombre de Aphrodite’s Child, formación que consolidó la proyección musical del compositor y teclista Evangelos (Vangelis) Papathanassiou y del cantante Demis Roussos, primo del anterior.

Estando Jon Anderson en París de gira con Yes a principios de los 70, quiso aprovechar para contactar con el compositor heleno. No fue 666 -el clásico progresivo de los Aphrodite’s Child- lo que había impactado al vocalista, sino las melodías instrumentales que Vangelis había concebido para musicar la serie documental L’Apocalypse des animaux, concretamente el tema Creation du monde. Así que, gracias a la ayuda del publicista musical Keith Goodwin, telefoneó al músico, que lo invitó gustosamente a su piso. Anderson lo narraba así: “Abrió la puerta y allí estaba de pie con un arco y una flecha. Era realmente grande, tenía una gran barba y llevaba puesto un kaftan. Entré y pensé ¡dios mío, esto es como el cielo! Tenía la diana justo al lado del televisor. Disparó una flecha y ésta atravesó el pasillo hasta llegar a la diana. Y justo al lado de la diana estaba su padre, Ulysses, viendo la tele. Algunas flechas acabaron saliendo por la ventana y nadie sabía lo que allí estaba pasando. Había un montón de cintas por el suelo y me interpretó material que, ya sabes, nunca vería la luz”.

01 Vangelis 1

Lee el resto de esta entrada »

LIVING ON RADIO

noviembre 29, 2018

Los Buggles estaban convencidos de que el video había aniquilado a la estrella de la radio pero lo cierto es que la radio no dio su brazo a torcer ni aun después de que la cadena de televisión por cable MTV comenzara sus emisiones a principios de los años 80. Como bien expresaban los canadienses Rush por aquel entonces, las ondas invisibles de la radio seguirían crepitando cargadas de vida y portando un regalo cuyo precio no se podía valorar y, a su vez, era prácticamente gratis.

Uno se retrotrae en el tiempo y recuerda haber escuchado en la radio la promoción de canciones como Is This Love? de Bob Marley, Last Train to London de la ELO, Message in a Bottle de The Police o Tu frialdad de Triana, por citar tan solo algunos ejemplos. La radio daba a conocer temas de estilos muy variopintos y, esta disparidad musical también se reflejaba en los discos recopilatorios que aparecían antes de finalizar el año: Vendaval, 30 impactos, Monstruo,… Sin embargo, esperar al mes de diciembre se hacía largo, así que era práctica habitual atender la programación musical de las emisoras de radio para poder grabar de forma rudimentaria en cintas de cassette aquellas canciones que entonces nos descubrían.

Capturar las mismas podía suponer una auténtica prueba de devoción y paciencia que por entonces se tomaba con naturalidad. Entre mi hermano y yo fuimos, de este modo anárquico, recopilando temas de Robin Gibb, Madness, Freeez, Jean-Michel Jarre, Steve  Miller Band o Iron Maiden y etiquetando nuestras grabaciones con nombres tan curiosos como Aldebarán, White o Summer. El exitoso Moonlight Shadow de Mike Oldfield fue pieza codiciada durante una temporada. De haber residido en Gran Bretaña de buen seguro que no se nos hubiera escapado el primer recopilatorio de la saga Now (That’s What I Call Music) publicado por Virgin Records aquellas navidades de 1983.

01 Vendaval-30impactos-Monstruo

Lee el resto de esta entrada »

GUERRAS DE MUNDOS

octubre 30, 2018

El noveno álbum de estudio de los progresivos Yes, publicado en septiembre de 1978, marcó un giro estético en la banda no solo por la menor duración de la mayoría de sus nueve temas, sino por incorporar en el mismo la temática extraterrestre, tan en boga en aquella época. En efecto, el disco Tormato contaba en su haber con el corte Arriving UFO pero, además, incluía un particular verso que el vocalista Jon Anderson entonaba  durante la canción Madrigal: “Los viajeros celestiales siempre han estado aquí con nosotros”.

La película Encuentros en la tercera fase que el director Steven Spielberg estrenó en noviembre de 1977 tuvo mucho que ver en todo ello. Anderson se quedó tan prendado de la misma que la vió en el cine por dos veces y convenció luego a sus compañeros de grupo para utilizar su obertura musical al comienzo del tour americano In the round entre los meses de agosto y octubre de 1978.

Corrían buenos tiempos para la ciencia-ficción y no exclusivamente en la gran pantalla. A finales de mayo de 1977 se había estrenado en los cines la película Star Wars y unos días después veía la luz el álbum I Robot de The Alan Parsons Project mientras Jeff Lynne componía las canciones del doble disco Out of the Blue para la galáctica ELO. Pero iba a ser otro Jeff, en esta ocasión Jeff Wayne, el que rompería moldes con su versión musical de La Guerra de los Mundos publicada en junio de 1978.

01 YesTor UFO

Lee el resto de esta entrada »

EN EL OJO DE IRLANDA

mayo 15, 2018

La carga cromosómica puede suponer para algunos músicos un auténtico lastre. En una entrevista le preguntaron al jamaicano Ziggy Marley qué tenía de su padre y, molesto ya con ese tipo de cuestiones, contestó inteligentemente que de él conservaba 23 cromosomas. En cambio, el multiinstrumentista inglés Mike Oldfield siempre ha venido haciendo gala de su herencia irlandesa, proveniente de su madre Maureen: “Mi madre tenía un carácter animado y muy extraño. Era católica irlandesa pero recuerdo que solía contestar el teléfono con una voz muy de clase alta, como si fuera la reina. ‘Domicilio del doctor Oldfield’, decía, pero yo sabía que esa no era realmente su forma natural de hablar. De vez en cuando recitaba poemas que prolongaba durante horas -esas épicas historias celtas- y cuando estaba contenta podia además hacer el oportuno baile irlandés. Lo hacía de forma completamente natural. Era extraordinario: era una pura mujer irlandesa, totalmente celta.

Maureen Bernardine Liston nació en 1916 en un pueblo del condado de Cork denominado Charleville del que se desvinculó después de contraer matrimonio con el médico inglés Raymond Oldfield. Parece ser que el enlace con un protestante y su residencia en Gran Bretaña no fue muy bien visto por su familia irlandesa, aunque Maureen procurara una educación católica a sus hijos e incluso se desplazara a Dublín para alumbrar a Sally, la primogénita de la pareja. Tan solo mantuvo un clandestino contacto con una hermana suya que vivía en la población de Leatherhead, en el condado inglés de Surrey, de ahí que Mike no tuviera conocimiento real de su familia irlandesa hasta que una agencia de detectives privada contratada por el compositor diera con ella a principios de la década de los noventa.

01 Maureen Oldfield

Lee el resto de esta entrada »

US, ROGER & THEM (Roger Waters, Barcelona 14/4/18)

abril 20, 2018

“Cualquier tonto sabe que un perro necesita un hogar, un refugio contra los cerdos voladores”, escribía Rogers Waters para finalizar el álbum Animals de Pink Floyd hace cuarenta años. No se trataba de una revelación psicodélica, sino de su propia conclusión acerca de la revolución animalista que se relataba en el libro Rebelión en la granja de George Orwell, fabulosa alegoría sociopolítica de permanente actualidad. Los cerdos lideraban aquel asalto al orden establecido por los humanos dando vigencia a nuevas reglas de convivencia que acabaron por resumirse en una sola: ‘Todos los animales son iguales, aunque algunos animales son más iguales que otros’.

Cerdos déspotas que gobiernan el mundo, perros intimidadores y ovejas que siguen de forma gregaria a sus líderes. Pese a su mensaje universal, Animals viene a ser el patito feo de la discografía de los Floyd. La facción de la banda liderada por David Gilmour lo ha obviado reiteradamente en sus actuaciones en directo e incluso fue ignorado al publicarse las ediciones ‘Immersion’ por parte de la discográfica EMI, pero los seguidores progresivos lo seguimos apreciando. Recientemente una encuesta de la revista británica Prog situaba al tema Dogs en el número 28 del ranking de 100 mejores canciones progresivas de todos los tiempos, por debajo de Shine On You Crazy Diamond, Echoes y Comfortably Numb, pero superando a Time, Atom Heart Mother y Wish You Were Here. Además, dentro del ámbito de las rarezas, está muy valorada entre los fans la versión extendida de Pigs On The Wing con Snowy White a la guitarra que se grabó en el cartucho de ocho pistas después de que Waters hubiera eliminado la pista interpretada por Gilmour.

Para escuchar Animals en directo no nos queda otra que asistir a algún concierto de Roger Waters. Su actual gira, Us + Them Tour, es un alegato contra la inhumanidad de la humanidad y aquel icónico disco del cerdo volando sobre la inactiva central térmica londinense de Battersea en su portada no es de los que iban a pasar desapercibidos durante el show.

01 Battersea Power Station (London)

Lee el resto de esta entrada »

PORTRAITS OF KANSAS

marzo 1, 2018

En el centro geográfico de los Estados Unidos de América se encuentra un estado cuya capital, Topeka, vio nacer al grupo de rock progresivo más exitoso de ese continente: Kansas. Fue el bajista Dave Hope quien sugirió esa denominación para la formación. “Queríamos un nombre que se ajustara a lo que éramos en lugar de algo psicodélico o extraño en plan ‘Chocolate Eyeball’ que no tuviera sentido”, afirmó una vez el guitarrista principal y ocasional teclista Kerry Livgren.

Livgren compartía guitarras con Rich Williams (que de niño perdió el ojo derecho en un accidente pirotécnico) y labores compositivas con el cantante y teclista Steve Walsh. Robby Steinhardt también compartía las tareas vocales pero destacó principalmente por aportar su violín al sonido característico de la banda. El rol aglutinador, sin embargo, lo asumió desde el principio el baterista Phil Ehart, que se encargó en múltiples ocasiones de supervisar el arte gráfico de los diferentes álbumes.

La primera idea visual de Ehart fue para la portada del primer álbum homónimo, publicado en marzo de 1974. La inspiración le había venido siendo adolescente, cuando visitó el interior del capitolio de Topeka, donde quedó impresionado de un fresco original de John Steuart Curry denominado Tragic Prelude [Preludio trágico]. “Si alguna vez tengo la oportunidad de grabar un disco, esta imagen debe ser la portada”, pensó entonces. Del mural resaltaba de forma prominente la figura de un conocido abolicionista de la zona, John Brown, cuyas insurrecciones armadas fueron preámbulo de la Guerra de Secesión norteamericana en el siglo XIX.

01 Tragic Prelude (John Steuart Curry)

Lee el resto de esta entrada »

CHRISTMAS IN THE PROG GALLERY

diciembre 15, 2017

La navidad sólo llega una vez al año para todas las niñas y niños. ¡Cuánta alegría y felicidad encuentran en sus juguetes nuevos! Te contaré la historia de un niño que vive aquí al lado. Para este muchacho la navidad es tan sólo un día más. – Conmovedora pieza musical para abrir una película y esbozar de paso la psicología de su personaje principal. La película se trataba de The Wall, el personaje era Pink (un alter ego de Roger Waters) y la canción –The Little Boy That Santa Claus Forgot– solo podía estar interpretada por Vera Lynn (¿alguien la recuerda por aquí?).

Este triste tema navideño de 1937 sería reinterpretado por el gran Nat King Cole en una época  -los años 60- en la que los mejores artistas norteamericanos pusieron voz a los más conocidos villancicos anglosajones. Una década después los músicos progresivos comenzaron a engrosar el repertorio musical de la navidad con su estilo y, aunque no tuvieran la trascendencia de los Bing Crosby, Ella Fitzgerald, Dean Martin o Frank Sinatra, ignorar su aportación merecería la misma reprobación que aquel olvido de Santa Claus.

Los primeros de la esfera progresiva en abordar la temática navideña fueron Jethro Tull. En diciembre de 1968 publicaron el single Love Story, en cuya cara B se encontraba A Christmas Song, un golpe al materialismo navideño por parte del compositor Ian Anderson. En 1971 la portada de Aqualung relacionaba pobreza con navidad (“spend christmas skiing with mixed party” se leía en un cartel junto al graffiti dejado por el mendigo protagonista), recurso que fue aprovechado suculentamente por Phil Collins en las navidades de 1989 con Another Day in Paradise. Sin embargo, la aportación más meritoria de Jethro Tull en esa época fue el EP Ring Out Solstice Bells, publicado a finales de 1976, cuyo pegadizo tema folk principal nos evocaba las celebraciones paganas del solsticio de invierno.

Lee el resto de esta entrada »

LOS ANTECEDENTES PENALES DE RICK WAKEMAN

mayo 5, 2017

Me desperté esta mañana. ¡Buff!, mi cabeza me palpitaba tanto que no podía dormir. Mis ojos me habían dejado de prestar servicio. Anoche adelanté a un coche de policía a 93 millas por hora en una zona de 30. Es lo que dijeron. Soy culpable, así que soplé por el alcoholímetro. Contemplé cómo esos lindos cristalitos viraron a un tono azul desagradable. Me llevaron a la comisaría pero rehusé realizarme el control sanguíneo, así que acabaron consiguiendo mi orina. ¡Oh, tío, es desgarrador!

Menos de un minuto duraba esta interpretación vocal que el cómico británico Bill Oddie se prestó a realizar para el álbum Criminal Record de Rick Wakeman y que rompía con socarronería la instrumentalidad del resto de este trabajo conceptual basado en el crimen, el castigo y la villanía. La obra pretendía retomar el formato de su ópera prima, The Six Wives of Henry VIII, también con seis cortes instrumentales, pero esta vez el piano tomaba una mayor relevancia tal y como dejaban adivinar las imágenes de la portada y contraportada del disco.

01 RW's Criminal Record piano

Lee el resto de esta entrada »