GRAN TÁNDEM DEL ROCK

diciembre 3, 2022 by

En agosto de 2017, un fenómeno astronómico (el eclipse solar total de Nashville) hizo que Alan Parsons compartiera destino de vuelo con Brian May. Durante la conversación que mantuvieron en el trayecto, Parsons le habló de su nuevo proyecto musical centrado en la magia y de su fascinación por El aprendiz de brujo, composición orquestal del francés Paul Dukas que Walt Disney inmortalizó en Fantasía y que Alan Parsons quería adaptar en clave de rock. Iba a necesitar un guitarrista eléctrico, aunque esta vez no estaba pensando en David Gilmour de Pink Floyd, que ya había sido el reclamo musical del corte inspirado en el evento explosivo de Tunguska perteneciente a su anterior álbum, A Valid Path. El guitarrista de Queen le estuvo dando vueltas al asunto y finalmente acabó por sugerir el nombre de la persona ideal para tal cometido: su amigo Steve Hackett, el antiguo integrante de Genesis.

El armónico solo final de Hackett en The Musical Box es una de las influencias estilísticas reconocidas por Brian May, si bien el uso de la técnica del tapping (popularizada por Eddie Van Halen en los ochenta) es posiblemente por lo que más se conoce al ex-guitarrista genesiano. El renombre del resto de componentes de aquel quinteto progresivo podría deslucir comparativamente la carrera en solitario de Steve Hackett pero se trataría de un error, ya que el abanico de artistas con los que éste ha llegado a trabajar es amplísimo, tanto dentro como fuera del prog-rock: Sally Oldfield, Randy Crawford, Richie Havens, Alphonso Johnson, Steve Walsh, Rick Wakeman, John Wetton, Ian Mc Donald, Chris Squire, Robert Reed, Steve Rothery, Francis Dunnery, Steven Wilson, Jakko Jakszyk, Roine Stolt, Ray Wilson, Mikael Åkerfeldt. La lista de nombres es ampliable mas no deberíamos obviar al también guitarrista Steve Howe, de Yes, con quien fraguó una breve pero fructífera sociedad: GTR.

Lee el resto de esta entrada »

YES, HER MAJESTY THE QUEEN

septiembre 26, 2022 by

No muchos son sabedores de que en Space Oddity, el himno que narra la aventura (o desventura) del comandante Tom en su misión espacial y que David Bowie compuso en 1969, fue Rick Wakeman el encargado de añadir texturas orquestales con el mellotron. Eso fue un par de años antes de que sus características notas al piano impregnaran la canción Life on Mars perteneciente al álbum Hunky Dory del duque blanco y de ingresar por primera vez en la formación progresiva Yes.

Wakeman es un músico fascinado con todo lo relacionado con el espacio.  En 2020 dio salida a melodías que había preparado originalmente para la frustrada colaboración junto a Jon Anderson y Trevor Rabin al publicar el trabajo instrumental The Red Planet, inspirado en las misiones espaciales a Marte. También tiene varios amigos astronautas y un par de sus discos (Out There y 2000 AD Into the Future) han sido transmitidos por la galaxia a bordo de transbordadores espaciales de la NASA.

El teclista considera la música como uno más de los sentidos y tiene una teoría muy particular sobre su procedencia: “Creo firmemente que los orígenes de toda la música no comienzan en este mundo tal como lo entendemos, sino que se toman inconscientemente de lo que se puede describir mejor como llanuras astrales dimensionales invisibles en un vacío vivo en algún lugar ‘allá afuera’ en medio de universos conocidos y desconocidos”. El cosmos rockea para el mago de los teclados.

Lee el resto de esta entrada »

HASTA EN LOS MOMENTOS MÁS PLUVIOSOS…

julio 5, 2022 by
En las afueras de la nada. En la carretera de circunvalación a algún lugar. Al borde de la indecisión. Siempre tomaré el camino indirecto. Esperando la lluvia, porque nací con un hábito, de un signo. El hábito de un pulgar azotado por el viento y el signo de la lluvia. ¡Llueve sobre mí! Ha empezado a llover…(Derek William Dick)

La lluvia, junto con la Luna, ha constituido un reiterativo recurso poético desde tiempos inmemoriales, también en las composiciones musicales. De la sección Windswept Thumb del marillioniano corte Bitter Suite podríamos saltar al equinoccial Band in the Rain de Jean-Michel Jarre o a Standing in the Rain de la ELO y continuar de esa guisa entre una lluvia de canciones, aunque podríamos también casi empaparnos de sus gotas al tocar las portadas de los álbumes Amarok de Mike Oldfield o Rain Dances de Camel.

Que llueva, que llueva, cantábamos de pequeños y esta regresión a la juventud me dirige hasta finales de 1982, cuando una tonada de Supertramp caló mis neuronas sensoriales. Me refiero a It’s Raining Again, un jovial tema que el compositor Roger Hodgson adornaba curiosamente en su desenlace con una canción infantil anglosajona: It’s raining, it’s pouring. The old man is snoring. He went to bed and bumped his head and couldn’t get up in the morning [Está lloviendo, está lloviendo a cántaros. El viejo ronca. Se fue a la cama y se golpeó la cabeza y no pudo levantarse por la mañana]. El optimismo del exitoso single era altamente contagioso pero simultáneamente la predicción meteorológica no podía ser más aciaga para esta formación británica afincada en California.

Lee el resto de esta entrada »

UN INFANTE DESCOLOCADO

marzo 15, 2022 by

La intermitente relación sentimental que Fish había mantenido hasta la época de Fugazi se fue al traste y, después de su gira, el cantante de Marillion tuvo que lidiar con la soledad en su casa de Aylesbury, aunque no se abstuvo de relaciones carnales esporádicas. Un día recibió una carta inesperada de una antigua novia con un regalo en el interior del sobre: una tableta de ácido. Hacía más de dos años que no probaba el LSD y su ingesta le haría experimentar un viaje muy especial, narrado por él de esta manera: “Me sumergí en un baño de agua caliente por un tiempo, regresando al útero materno e intentando reensamblarme. Pasé el resto de la noche agachado en el suelo escuchando música, viendo las paredes respirar y contemplando una lámina de Jerry Schurr, un artista de Nueva York, llamada ‘Padres Bay’. Comencé a garabatear en mi cuaderno de letras con la esperanza de captar algo del viaje y, en un momento de la noche, fui visitado. Estaba absorto en ‘Padres Bay’ cuando, de repente, sentí la presencia de un niño detrás mío, de pie, en las escaleras. Ví que estaba vestido de soldado y desapareció tan pronto como asomó por el rabillo del ojo. Quizás fue mi musa, quizás fue la droga, pero fue suficiente para impulsarme a escribir un gran borrador de prosa; en su interior  estarían los diamantes en bruto y la estructura de la que colgaría todo el concepto de ‘Misplaced Childhood’”.

Era de mañana y me encontré lamentándome por una infancia que daba por desaparecida. Miré por la ventana y vi una urraca en el arco iris: la lluvia había desaparecido. No estaba solo. Me volví hacia el espejo y te vi: el niño que una vez amó, el niño antes de que rompieran su corazón, nuestro corazón, el corazón que creía perdido.

Lee el resto de esta entrada »

LA ODISEA FANTÁSTICA DE STEPHEN CAUDEL

enero 23, 2022 by

ELP puso la música clásica en un primer plano para miles y miles de jóvenes, lo que abrió una puerta a todo un género musical al que nunca habían tenido acceso”, declaraba con orgullo Greg Lake. Más allá de las orquestaciones en clave rock realizadas por Andrew Powell para Alan Parsons Project, Louis Clark para la ELO o Rick Wakeman, el trío Emerson Lake & Palmer consiguió ese cometido adaptando a su estilo clásicos de la talla de Mussorgsky (“We’re gonna give you ‘Pictures at an Exhibition!”), Bartók, Tchaikovsky, Prokofiev, Ginastera o Copland. No escapó a los arreglos de Keith Emerson nuestro más ilustre maestro, el valenciano Joaquín Rodrigo, reconocido internacionalmente por dos grandes composiciones para guitarra y orquesta: el Concierto de Aranjuez y Fantasía para un gentilhombre. La adaptación del trío progresivo del último movimiento de esta segunda obra no pudo tener más garra, aunque fuera publicada en Love Beach, su álbum más denostado. El superviviente Carl Palmer continúa guardando un vínculo especial con este corte, Canario, basado en una danza de las Islas Afortunadas.

Si bien los teclados eran el elemento distintivo de ELP, ha sido siempre la guitarra el instrumento protagonista del rock, algo que también reclamaba el inglés Stephen Caudel para las composiciones orquestales hace cuatro décadas: “La guitarra es un instrumento totalmente descuidado en la sala de conciertos, en marcado contraste con su prominencia en todas las formas de música popular. Parece que solo tiene un lugar ‘serio’ en la música cuando pronuncia tonos en español; una situación comprensible en años pasados ​​pero imperdonable en la década de 1980”. Así que el compositor intentó dar un vuelco a esta situación dando vida a Wine Dark Sea, una fantástica sinfonía para guitarra clásica y eléctrica.

Lee el resto de esta entrada »

AFFAIRS OF THE HEART: Layla luce estupenda esta noche

diciembre 10, 2021 by

Antes de que en los años 90 los publicistas musicales insistieran en que los britpoperos Oasis eran como una reencarnación de The Beatles e incluso magnificaran una satánica rivalidad con Blur, otras formaciones británicas habían cautivado al gran público con composiciones que bebían de aquellas fuentes. La Electric Light Orchestra cosechó en la década de los 70 y principios de los 80 una gran popularidad gracias al talante compositivo de su líder, el guitarrista y cantante Jeff Lynne, que nunca escondió su admiración por el cuarteto de Liverpool. El último álbum que publicó la ELO oficial en 2001, Zoom, contó con George Harrison y Ringo Starr en la lista de invitados pero no fue éste el único indicio de vinculación.

La amistad de Lynne con Harrison le permitió participar en el disco Cloud Nine del ex-Beatle en 1987 y, un año más tarde, formar parte de The Traveling Wilburys, aquel fugaz supergrupo integrado por Bob Dylan, George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison y Tom Petty que parió el radiado tema Handle with Care. George y Jeff también se vieron las caras en la gala benéfica del Prince’s Trust que se celebró el 5 de junio de 1987 en el Wembley Arena londinense, donde participaron además otras celebridades de la música como Ringo Starr, Eric Clapton, Phil Collins, Elton John o Mark King de Level 42. Allí sonó maravillosamente While My Guitar Gently Weeps, una canción de Harrison  perteneciente al ‘White Album’ de los Beatles beneficiada con la presencia en el escenario de su viejo amigo Clapton, que ya había colaborado en la canción original. Pero la historia nos recuerda que George Harrison compartió con Eric Clapton algo más que una amistad: también la relación con una musa llamada Pattie Boyd que propició unos cuantos clásicos del rock.

Lee el resto de esta entrada »

ECOS ENTROMETIDOS

octubre 30, 2021 by

La gira Radio KAOS de Roger Waters comenzó su andadura el 14 de agosto de 1987 en Providence, Estados Unidos. Las actuaciones se abrían con Radio Waves y, durante las mismas, el disc jockey radiofónico norteamericano Jim Ladd iba presentando los temas que se iban interpretando como si formaran parte de un programa de radio en directo. Un mes más tarde, el 9 de septiembre, arrancó el A Momentary Lapse of Reason Tour de Pink Floyd en Canadá con un despliegue de efectos sin rival que eclipsó la originalidad escénica que seguía ofreciendo su anterior líder. La primera canción que sonó esa noche en Ottawa fue un favorito de los fans floydianos que no se escuchaba en vivo desde el año 1975: Echoes.

Lee el resto de esta entrada »

AFFAIRS OF THE HEART: Tras las brumas de Ávalon

agosto 25, 2021 by

Bryan Ferry, el sempiterno seductor del rock. Un sofisticado dandi condecorado como sir que, rodeado de unos sólidos músicos, dio forma a Roxy Music al iniciarse la década de los 70 para conferir glamour a la música contemporánea. Su semblante ha protagonizado las portadas de su discografía en solitario pero, a la hora de idear cubiertas para Roxy Music, marcó tendencia al escoger para las mismas a imponentes modelos e incluso a un par de atrevidas fans alemanas dispuestas a mostrarse muy ligeras de ropa, como fue el caso del cuarto álbum Country Life.

Se acostumbra a citar que Ferry encandiló a todas las protagonistas de los discos de Roxy Music excepto a Kari-Ann Muller (chica Bond que aparecía en el primer vinilo del grupo) y a las tres modelos de Flesh & Blood. ¡Menos mal que para la cubierta de Manifesto se utilizaron maniquíes! Cuando el río suena es que agua lleva y la portada del álbum Siren de 1975 mostró agua suficiente como para dar que hablar de estos asuntos, pues su intrahistoria extendería sus apéndices a lo largo del tiempo por mediación de varios temas interpretados por el distinguido caballero británico.

Lee el resto de esta entrada »

MITOS LEGENDARIOS DEL CABALLERO WAKEMAN

junio 19, 2021 by

Todo comenzó en la década de los 50, cuando mis padres me comunicaron que la abuela (de unos 70 años) estaba a punto de morir y que me mandaban con los amigos de unos amigos durante unas semanas mientras resolvían todas las cosas. Me extrañó más adelante que mi abuela siguiera con vida hasta los 97 años pero, sea cual sea la verdadera razón de todo aquello, estoy eternamente agradecido de que me enviaran a Trevalga, al norte de Cornualles, donde me alojé en una granja y pasé una estancia maravillosa con unas personas estupendas. Trepé por montones de heno, me entretuve en los altillos de los graneros, jugué con corderos, vi ordeñar vacas por primera vez y, en general, tuve una experiencia que permanecerá conmigo hasta que me vaya al otro barrio.

Hubo un día muy especial. Fue cuando esas personas me dijeron que íbamos a pasar la jornada a Tintagel, que en ese momento no significaba nada para mí, ya que ni siquiera lo podía deletrear y mucho menos saber lo que iba a experimentar. Recuerdo que salí del coche y vi los letreros del rey Arturo, Ginebra y el mago Merlín por todas partes, tiendas de regalos llenas de recuerdos de Arturo y, por supuesto, el castillo. Estaba hipnotizado. Sólo llevaba conmigo mi monedero y, con lo poco que tenía, únicamente podía comprarme un libro o un helado. La gente que me llevó resolvió el problema: ellos me compraron dos libros sobre el rey Arturo y yo me compré el helado.

Puedo recordar claramente cómo los siguientes días los pasé echado sobre las balas de heno de uno de los graneros leyendo todo acerca de las leyendas artúricas y armado, de hecho, con mi espada (un trozo de madera). Incluso me puse en mi propia búsqueda del Santo Grial (no lo encontré, que conste). Cuando finalmente regresé a mi casa, los libros se vinieron conmigo y muy pronto me supe cada palabra, cada historia y cada aventura que había en ellos. Durante los años venideros, cuando estaba de vacaciones con mis padres en Exmouth (condado de Devon), siempre les preguntaba si podíamos hacer una excursión de un día a Tintagel y casi todos los años, sin falta, visitaba este lugar que se había vuelto tan mágico para mí. Incluso después de que esas vacaciones se dejaran de suceder, todavía aprovechaba cada oportunidad para ir allí y, de hecho, Tintagel se convirtió en mi propia cruzada anual durante muchos años.

Lee el resto de esta entrada »

AFFAIRS OF THE HEART: May I?

abril 21, 2021 by

Kevin Ayers era una figura singular. Un hedonista metido a músico que, además de entregarse al vino y a la vida relajada, ejercía un especial magnetismo sobre las féminas. Su rubia melena, su viva mirada y su cálida voz algo tendrían que ver. Mike Oldfield recordaba en su autobiografía que The Whole World no era una formación rodeada de groupies pero que Kevin sí tenía conquistas en varios puertos. Comulgante del carpe diem y defensor del amor libre en sus años jóvenes, tanto las fiestas que organizaba como las que asistía estaban a la altura de este modus vivendi, como aquella celebrada el primero de junio de 1973 en casa de su polifacética amiga Lady June en la que Robert Wyatt (ex-compañero suyo de Soft Machine) se precipitó completamente alcoholizado por la ventana de un cuarto piso y quedó paralítico.

Fue sonada la ocasión en la que Kevin Ayers se llevó a la cama a la compañera de John Cale (fundador de The Velvet Underground junto a Lou Reed) la noche anterior al famoso concierto de June 1 1974, publicado en vinilo junto a éste, la cantante germana Nico y Brian Eno. Se cuenta que la dura mirada que dirige John a Kevin en la foto de la cubierta del disco es consecuencia del conocimiento esta infidelidad, aunque Cale dijo más adelante que nunca culpó a Ayers por ello y que la amistad entre ambos no se vió afectada. La novia de Lou Reed y la misma Nico engrosaron también la lista de conquistas de nuestro bohemio músico, pero el máximo exponente de su capacidad seductora llegó cuando le arrebató la mujer al mismísimo Richard Branson. Y, además, propiciado por este último.

Lee el resto de esta entrada »