ENIGMATIONS (El enigma de Incantations)

Hubo un tiempo en que el sonido digital no se concebía y disponer de un reproductor de discos de vinilo tampoco era lo más habitual. La música se conocía a través de la radio o la televisión y los álbumes mayoritariamente se compraban en formato cassette. Este formato era además el único para poder realizar grabaciones caseras, lo que hoy llamaríamos “copias de seguridad”.

En esos tiempos un servidor era un joven adolescente que había conocido la obra de Mike Oldfield a raíz del álbum Crises y su Moonlight Shadow. Fue mi hermano quien sembró en mí la semilla oldfiliana y fue tal la devoción que ambos procesamos que en menos de un año nos hicimos con toda su discografía oficial (en cassette, por supuesto).

Por aquel entonces tan solo disponíamos de un pequeño reproductor portátil de cintas mono. Aparentemente no era gran cosa, pero el destino quiso que actuara como providencial catalizador para dar con el enigma del Incantations.

Después de volver del colegio me gustaba jugar al Subbuteo y, mientras lo hacía, tenía la costumbre de ponerme algún álbum de Oldfield como música de fondo. Para ser francos confesaré que el volumen siempre estaba al máximo. Esa fue otra de las claves de esta historia.

Un día, escuchando Tubular Bells en esas condiciones, me di cuenta que al acabar The Sailor’s Hornpipe podían oírse unas notas de sonido extra a las que no había deparado en anteriores ocasiones. Era una melodía nueva, parecida a la del principio de la cara A, pero se oía tan bajito que tuve que acercar mi oído al auricular para darme cuenta de que lo que realmente estaba escuchando era la melodía de la otra cara al revés.

De una forma empírica descubrí que cuando una cara tiene menos duración que la otra, en ese espacio de sonido en blanco que queda hasta el final de la cinta, el cabezal lee la pista de la otra cara al revés, aunque con una amplificación baja.

La curiosa experiencia fue el prolegómeno de lo que sucedió posteriormente. En otra de esas tardes de Subbuteo y Mike Oldfield – que podemos fechar en septiembre de 1984 – estuve escuchando Incantations, que era una de nuestras últimas adquisiciones. Volvió a suceder lo mismo: al finalizar la primera cara (final de Incantations part I) me pareció que una melodía continuaba a un registro más bajo. Esta vez no era una melodía extraña, sino que estaba seguro que ya la había oído anteriormente.

Sabía con certeza que era la melodía de la otra cara de la cinta al revés (principio de Incantations part II), pero no podía acabarme de creer que Mike pudiera interpretar una melodía y luego lo hiciera al revés, algo así como sucedía en la película El Exorcista con las voces de la niña.

La cuestión quedó en el olvido, hasta que a principios de 1986 cayó en mis manos un artículo musical que trataba de mensajes secretos en las canciones. De los ejemplos que recuerde estaban los temas Secret Messages de la ELO y Empty Spaces de Pink Floyd (The Wall). En éstos hay secuencias en las que se oye una voz extraña, que no es más que una frase al revés. No deja de ser curioso, pero lo de Mike tenía más mérito al no ser simples voces que un aparato reproduce al revés, sino que es el mismo Mike el que reinterpreta una melodía al revés.

Por entonces mis progenitores ya me habían comprado una auténtica cadena musical con tocadiscos (lo que motivó que volviéramos a comprar toda la colección en formato de vinilo), así que me dispuse a experimentar con ella. Los científicos no dan por válida una teoría hasta que no la comprueban, y yo todavía no había oído el principio de Incantations part II al revés por mis propios medios.

Puse el principio de la cara 2 en el plato del tocadiscos e intenté darle vueltas al disco con un dedo en el sentido contrario de la rotación. Fue en vano porque con el motor del tocadiscos en marcha empezó a saltar la aguja y a hacer éste ruidos extraños. Entonces probé con desenchufar el tocadiscos manteniendo conectado el amplificador, di vueltas con el dedo para atrás de la forma más homogénea que pude y… allí estaba sonando un fragmento de Incantations part I, que después pude grabar en una cinta.

El fragmento de Incantations part I en cuestión (que yo llamo Right Tune) es el que va de 06:23 a 08:29, justo antes del pasaje Diana/Luna/Lucina, donde el tema es interpretado con trompeta, orquesta y sintetizador. Por otro lado el fragmento que denomino Backwards Tune de Incantations part II es el que discurre entre 00:00 y 02:30, donde la melodía es interpretada con sintetizadores.

Fue luego con la llegada de la era digital (vuelta a comprar todo en CD) y la generalización de la informática cuando pude editar digitalmente el fragmento en cuestión: primero en su sentido natural y luego al revés, de forma entremezclada. Titulé a esta grabación Enigmations y la compartí por primera vez con la comunidad oldfiliana en el año 2000 a través de una magnífica colección en mp3 del gran Jon Renes.

Se ha escrito bastante acerca de los mensajes en código Morse y otras curiosidades de Amarok, pero de fragmentos interpretados al revés no tenemos mucha información. Parece ser que la técnica de dar la vuelta a un tema se empezó a utilizar en los años 60. En cualquier caso Mike volvió repetir el experimento en el año 2002 con el álbum Tr3s Lunas y el corte Daydream: la sección comprendida entre 1:20 y 1:26 no es más que el tema principal (que puede escucharse a partir de 0:32) interpretado al revés, ambos fragmentos con la guitarra eléctrica.

Difícilmente podremos saber qué le impulsó a realizar estos experimentos o si lo ha repetido en otras ocasiones. Quizá la discografía de Mike está salpicada de enigmas de este tipo y todavía no se nos ha revelado la clave para descifrarlos. Mientras tanto, y por fortuna para nuestra existencia, nos conformaremos con su legado musical.

[PÁGINA PRINCIPAL]

Etiquetas: ,

5 comentarios to “ENIGMATIONS (El enigma de Incantations)”

  1. Viere Says:

    Allá por el año 1998, cuando esto de internet era cosa de un puñado de avanzados en los primeros foros que surgieron entre los ciber-oldfilianos ya se hablaba del Gobe’s enigmation, que debería ser el verdadero nombre de este descubrimiento del que yo fui un testigo de excepción

  2. Gabriel Says:

    Espectacular Jordi, espectacular… lo del Subbuteo me ha dejado sin palabras.
    Un excelente artículo, como es habitual.
    Saludos.

  3. Gobe Says:

    Interesante foro del 2006 donde se habla de este tema, referido como “Gobe’s Enigma” o “Gobe’s Enigmations”: http://www.mike-oldfield.es/respuesta.asp?idtopic=1160&idforo=9
    Debo matizar que en ningún momento fue comunicado el hallazgo a Oldfield (sí a Dark Star), no porque no se trate de un concurso, sino porque creo que a él mismo le debe importar bien poco el tema, al tratarse tan solo de una curiosidad compositiva.

  4. Silverio Says:

    Es increíble Jordi. Me imagino el placer que sentirías al descubrirlo,.. desde luego todo un hallazgo. Enhorabuena

    • Gobe Says:

      Creo que era demasiado joven como para darle trascendencia… hasta que el artículo musical cayó en mis manos. Intentar comprobar el descubrimiento con el giradiscos sí que lo recuerdo emocionante y placentero al fin. Fue fruto de la casualidad (como el descubrimiento de la penicilina) por eso me llama la atención que la gente me conozca y reconozca por este hecho. Un saludo, Silverio!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: