MIGRATION (Onofre Garcias)

Mike Oldfield afirmaba que no entendía cómo había podido llegar al éxito con su tipo de música y que a su vez nadie hubiera cogido el testigo para hacer algo similar. Efectivamente no han sido muchos los autores que han trascendido por seguir la estela del compositor de Reading, pero probablemente ha sido más causado por la ausencia de interés de las discográficas en productos instrumentales que por la inexistencia de ellos.

En 1986 Stephen Caudel publicó Wine Dark Sea a través del sello Coda, aprovechando la emergencia del género New Age. Al igual que Tubular Bells se trataba de un álbum totalmente instrumental en el que el autor interpretaba todos los instrumentos y que además también estaba producido por Tom Newman. Su secuela de 1996, The Earth in Turquoise, no alcanzó las mismas cotas que su ópera prima.

Más recientemente hemos conocido – y disfrutado- a través de internet los trabajos de Engel, Langdana o Harald Hougaard. Este último editó en 1999 de forma limitada su obra Arphenum, una sinfonía de rock instrumental que recordaba en algunos aspectos al Amarok oldfiliano.

Las golondrinas de Becquer vuelven cada primavera pero esta vez han venido acompañadas de un regalo musical: Migration, del mallorquín Onofre Garcias. Se trata de una composición instrumental que sigue los patrones del crossover-prog, con preciosas melodías que se van enzarzando de forma magistral para darle al conjunto un resultado más que brillante.

Evocador es el adjetivo que mejor define este trabajo. Sus primeras notas ya nos incitan a volar en un sueño. Eos rhododactylos, el primer tema, nos introduce en la mitología griega: La diosa Eos (descrita por Homero como “dedos rosados”) es la diosa del amanecer, la que abre cada día las puertas del cielo para que su hermano Helios pueda montar en su carro a través de él. Es la primera etapa de este viaje migratorio, un collage de ideas musicales que nos son presentadas por primera vez y que luego se van a ir desarrollando a lo largo de nuestra travesía.

Evocadores son los nombres de los temas: oleaje (Swell), ribera (Shoreline), margaritas sospechosas (Dubious Daisies) y evocadores son también los ambientes que se recrean. El tiempo parecerá retroceder y nos encontraremos ante notas que nos recordarán pasajes de Hergest Ridge, Ommadawn, Incantations, Platinum, Amarok, Tubular Bells II o Tr3s Lunas. Pero solo serán ensoñaciones, como si de un embrujo musical se tratara para captar nuestro subconsciente. Es la magia de este álbum.

A este hechizo contribuye en buena manera el elenco de colaboradores del disco. Onofre es compositor e intérprete, pero ha sabido rodearse de un grupo de músicos de excepción. La guitarra distintiva de Jose Manuel Viper Guerra nos cautivará a lo largo del álbum y nos hará dudar en algunos momentos si no es el mismo Oldfield quien está a las cuerdas, pero las aportaciones de Magí Garcias al piano o de Lluís García-Fogeda a la guitarra son también dignas de ser mencionadas.

Para Onofre Migration es música pura. “Parto de un acorde y de un tema y eso me lleva hasta la última nota, siguiendo una argumentación musical. Puramente. Como un juego de experimentos y evoluciones harmónicas y melódicas. Esto, en cierta manera, es muy similar a las etapas de un viaje o de una migración“.  Un viaje estructurado. De hecho el título de trabajo había sido originalmente Structures y luego Recognizable Structures, dado que el punto de partida era crear una estructura musical. “El punto de partida fue musical. Juguemos con los acordes, creemos un acorde no usual, añadamos motivos – que son como pequeños gérmenes de melodía – y después estiremos estos motivos y que se conviertan en temas, en discursos más largos; repitámoslos con variaciones: que el oyente reconozca la voz y sepa de qué le hablan, que quiera saber como acaba la historia que le están contando”.

El origen fue la música. Los títulos vinieron después, en un intento de contextualizar las ideas musicales. “Al alba se rompe el silencio y comienza el viaje: la lucha contra el mar, contra todo aquello que ha movido esta partida, esta migración. Una vez estabilizado el movimiento surcamos las olas. La navegación tiene momentos hermosos y llega el momento que divisamos la orilla”. El viaje tiene reminiscencias al retorno de Ulises a Ítaca en la Odisea de Homero. En ese retorno nuestra aventura irá paralela con la migración de los pájaros: de vez en cuando iremos haciendo tierra en parajes extraños, peligrosos o emocionantes, mientras que los pájaros irán sobrevolando abismos y escenarios mitológicos. Así, de la mano del acompañamiento coral de Helena García-Fogeda, visitarán la morada de los dioses griegos: Caos et Gea, Tartarus, Eros, Erebus, Dies et Nox, Eter, Uranos, Ponto, Cronos, Zeus et Rea, Pandora.

La primera parte del viaje toca a su fin y de ella sacamos una primera conclusión. Cada uno la suya. “Y una nueva mañana nos despertamos y el rocío cubre las hojas. Las gotas caen una a una. Esta destilación nos lleva a un juego de reflejos, gotas cristalinas, agua, un lago de aguas turquesas, una marisma. Sobre ella vemos a los pájaros que, haciendo una pausa migratoria, han bajado de las alturas y sobrevuelan el lago, puede que entretenidos con sus reflejos. Luego continuarán su vuelo y cuando lleguen a su destino comenzarán a descender trazando una espiral. Una vez abajo puede que se encuentren con estas rocas repletas de otros pájaros donde la lucha para encontrar un espacio donde anidar es feroz. Tendrán que luchar. Quizá, tratando de conseguir un espacio para ellos, eliminen rivales o les roben los nidos. Por un momento parecerán humanos: crueles, implacables. Y cuando todo haya acabado volveremos la vista atrás y nos daremos cuenta de la intensidad de este viaje, de esta migración”. Como apunta Onofre, hay algo de grandioso en esta aventura de hombres y pájaros.

Migration puede encontrarse en su versión descargable en Amazon, iTunes o Spotify, pero la edición física en CD incluye además como bonus track una delicada interpretación a piano del tema Swell, así como un tema oculto con una versión demo del mismo. Esta edición puede solicitarse directamente a través del correo electrónico: onofreg.migration@gmail.com.

Las imágenes que acompañan la edición física del álbum son también parte fundamental del concepto. Tomadas por Pere Garcias, las instantáneas nos invitan al viaje interior y la reflexión, así como la cita de William Wordsworth que aparece: “…su descanso prometido escrutando con infatigable búsqueda por encima de un mundo que se cree más sabio cuanto más esclavizado está por la burda realidad!”. Nada mejor para evadirnos del mundo terrenal. Feliz viaje.

[PÁGINA PRINCIPAL]

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

11 comentarios to “MIGRATION (Onofre Garcias)”

  1. Gabriel Says:

    Como es habitual, un excelente artículo a la altura de la obra que comentas.
    Felicidades.

  2. Onofre Garcías – Migration (2011) « carretera61cortada Says:

    […] fervientemente las críticas del disco en Musical Boxed y Rock en Progreso, excelentes […]

  3. jmhulme Says:

    ¡Hola! He linkado tu reseña en la mía propia. Supongo que no te importará, pero prefiero avisar por si las moscas😉
    Es un gran disco. Ahora falta esperar a que se decidan a interpretarlo en directo, ¿no?🙂

    • Gobe Says:

      Claro que no me importa. Dado que la industria musical va por otros derroteros internet es la mejor opción de divulgación de este tipo de obras. ¿Un concierto? Supondría una buena razón para volver a Mallorca, desde luego. Saludos!

      • jmhulme Says:

        Pues sí, no estaría mal el viaje.
        Una pregunta que no tiene nada que ver: ¿sabes si mikeoldfieldblog ha cerrado para siempre o va a volver…? Es que vaya chasco hace unas semanas al entrar y encontrármelo vacío.
        Un saludo!

  4. Gobe Says:

    En principio tiene que volver un día u otro, aunque en otro formato. Creo que pretenden recuperar los mejores artículos del pasado e imagino que irán añadiendo alguna novedad, pero a otro ritmo. Los que lo gestionaban acabaron algo desencantados, no solo por el tiempo que les consumía el sitio web, sino también por las descalificaciones de algunos de los asíduos y otras historias.

    • jmhulme Says:

      Bueeeno. Me quedo más tranquilo. Aunque qué pena lo que cuentas de los asiduos bordes. Recuerdo muy buenos posts por allí, estaré atento a su resurrección.

  5. xisco Says:

    Migration no es más que una copia de la obra de Mike Oldfield. No es solo que las influencias del músico ingles se puedan sentir, o palpar en alguno de sus fragmentos, si no que todo el disco en si sigue al pie de la letra los patrones del tan admirado músico
    Esperaba una obra nueva y con algo de improvisación.
    Lastima. Mike Oldfield solo hay uno , lo demás son copias

  6. ANTONIO Says:

    ANTONIO.
    Basicamente una copia de Oldfield, El teclado burdo y sin calidad y las guitarras, mejor en un concierto de sardanas……. donde esta la ORIGINALIDAD

    • Gobe Says:

      Lamento que no te guste la obra. Para mí Mike Oldfield es único, pero me alegro de que haya gente que quiera emular sus pasos. Jose Manuel, el guitarrista, es un reconocido seguidor de Oldfield pero además es admirado por todos ellos por captar con sus notas la esencia de la música caleidoscópica oldfiliana. Estoy seguro que cuando visualices alguno de sus videos en YouTube cambiarás de parecer.

  7. antonio Says:

    Contestación Gobe
    La obra es de Onofre Garcias y no de Jose Manuel. El compositor debía ser más original, tanto en la forma., música imagen etc
    Es una copia de Mike Oldfield me quedo con el original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: