THE ERIC WOOLFSON PROJECT THAT NEVER WAS

El silencio y yo

Si gritara con todas mis fuerzas por encima de las penas que he vivido y los secretos que he conocido podría liberar mi mente al compartir con alguien ese pesar, pero no voy a soltar palabra.

El silencio y yo somos dos palos de la misma baraja. Necesitamos una oportunidad para aclarar las cosas, pero ya encontraremos una manera de ponerle solución.

Mientras los niños se divertían yo siempre estaba asustado de la sonrisa del payaso. Por eso cierro los ojos hasta no ver más la luz y me escondo de todo sonido.

Puedo oír el llanto de la hoja de un árbol al caer al suelo. Puedo oír la llamada de la voz del eco… pero no hay nadie alrededor.

Silence And I (APP – Eye In The Sky – 1981)

Con ese silencio estuvo viviendo la mayor parte de su existencia musical Eric Woolfson, líder en la sombra de The Alan Parsons Project. El propio Eric describió la decisión de no incluir ninguna referencia a su apellido en la denominación del grupo – bien fuera “The Eric Woolfson Project” o “The Parsons/Woolfson Project” – como la mejor y la peor decisión de su carrera. La mejor porque disfrutó de las ventajas del éxito de APP sin tener que ocuparse del reconocimiento del público ni la atención de los medios. La peor porque fuera de su familia y amigos poca gente tenía ni idea de quién era y qué hacía, lo cual era un precio que siempre consideró justo.

Cuando Eric y Alan se conocieron, el nombre del segundo ya sonaba en el negocio musical por haber trabajado como ingeniero de sonido en el clásico de Pink Floyd Dark Side Of The Moon y con los Beatles. Woolfson, por el otro lado, era relativamente desconocido. Además de escribir las canciones y letras para el Project, Eric era también el manager y presintió que sería más beneficioso permanecer en la sombra mientras se enfocaba el rol de Alan Parsons como ingeniero y productor.

En esa situación secundaria permaneció durante 10 álbumes, prestando en ocasiones su voz a sus propias composiciones, como en el caso de Time, Eye In The Sky, Don’t Answer Me o la propia Silence And I. Sin embargo las cosas cambiaron durante las sesiones de lo que iba a ser el onceavo disco del proyecto: Freudiana. “Empezó siendo un disco sencillo de APP y acabó como un doble álbum sin ningún artista identificado”, comentó Parsons. El cambio sobrevino al aparecer en escena Brian Brolly, productor teatral del gurú de los musicales Andrew Lloyd Weber, que se fue involucrando en el proyecto hasta el punto de cambiar la tendencia de Woolfson hacia el musical. “Freudiana en sus etapas finales estaba ya muy alejado de todo con lo que Alan pudiera estar relacionado. Al acabar el álbum tuvimos la opción de no llamarlo como The Alan Parsons Project y tomamos esa opción”, destacó Woolfson. El musical de Freudiana se estrenó en Viena el año 1990, aunque el control de la obra fue tomado vía judicial por Brian Brolly.

El trabajo con Alan Parsons sirvió de base a Eric Woolfson para seguir su propia carrera como creador de musicales. Gaudí (1996), Gambler (1997), Poe (2003) y Dancing Shadows (2007) fueron sus siguientes obras, que recuperaron algunas de las canciones de Tales Of Mystery And Imagination, The Turn Of A Friendly Card, Eye In The Sky, Stereotomy o el propio Gaudí.

A raíz de las reediciones de los trabajos de APP por parte de Sony y Universal entre 2007 y 2008, Woolfson volvió a tomar contacto con el antiguo catálogo del grupo con el fin de encontrar e incluir material extra en estas reediciones. Parte de este material estaba inacabado e hizo nacer en Eric la idea de finalizarlo, dando origen al álbum The Alan Parsons Project That Never Was, publicado en 2009. Este disco incluía no solo canciones rechazadas por APP sino también canciones de los musicales de Woolfson que, según su concepción, hubieran tenido cabida en el Proyecto de Alan Parsons.

Todas las composiciones de este álbum están cantadas por el artista de Glasgow, confiriéndole una preciada atmósfera de intimidad. De entre todas ellas destaca la escogida para concluirlo, Immortal, no solo porque Woolfson la considerara una de sus mejores canciones, sino porque ese mismo año el artista falleció como consecuencia de un cáncer renal que le había estado persiguiendo durante los últimos años.

El tema Immortal se concibió como clímax del musical Poe precisamente para ensalzar la figura del escritor y poeta americano que tan presente tenía a la muerte en sus relatos. Aunque Steve Balsamo fue el encargado de poner su voz en el CD y el musical, Eric había grabado una versión cantada por él mismo en su estudio de Kent, también en 2003.

Todo lo que vemos y todo lo que parecemos no es más que una sombra de una sombra de un sueño dentro de un sueño, pero si un árbol es de hoja perenne entonces quizás parte de nosotros pueda ser eterna. Aunque la complicada vida pueda parecer acabada, una gota de lluvia sobre el océano o un grano de arena en la playa, las palabras vivirán por siempre. Si ahora puedes oírme, ¿soy inmortal?

La emotividad de la letra se engrandece con la cálida interpretación vocal que Woolfson siempre aportaba a sus composiciones. Si me recuerdas soy inmortal. Te recordaremos siempre, Eric.

En memoria de Eric Norman Woolfson (16/3/1945 – 2/12/2009), principal compositor de The Alan Parsons Project

[PÁGINA PRINCIPAL]

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: