ESCRIBIENDO A LA LUZ DE LA LUNA (The making of ‘Moonlight Shadow’)

El Mar de las Crisis o Mare Crisium o es una de las manchas de la superficie visible de la luna. También es el nombre de un cuadro de Terry Ilott que – convenientemente retocado – sirvió de portada al álbum Crises de Mike Oldfield. Uno de dichos retoques consistió en destacar la sombra de la solitaria torre proyectada por la luz de la luna, en referencia al sencillo Moonlight Shadow, tema estrella del disco que fue publicado como adelanto del mismo un 6 de mayo de 1983. La gestación de dicho éxito comercial nos es detallada por el mismo Oldfield en su autobiografía Changeling.

Cuando, una vez más, estuve buscando inspiración para mi siguiente álbum, pensé que iba a intentar hacer algo similar a “Guilty” pero con músicos británicos, así que alquilé algunos músicos de sesión realmente buenos. Simon Phillips tenía reputación de ser un auténtico maestro a la batería. Me llevé muy bien con él también, así que le pregunté si podía ayudarme a producir y maquinar el álbum. Simon entonces me recomendó a alguno de sus amigos: un bajista [Phil Spalding] y un guitarrista [Ant Glynne].

Nos juntamos todos e improvisamos en mi estudio de Denham, dando como resultado toda una serie de pistas de acompañamiento. Una mañana garabateé algunos acordes que tenía en la cabeza y le dije a los demás: “Vamos a tocar en este tempo”. Encendí el magnetófono y continuó en marcha durante cuatro o cinco minutos, mientras tocábamos. Sonó maravillosamente, debió de ocurrir algún tipo de magia mientras estuvimos tocando juntos. No puedo decir qué pasó exactamente, simplemente nos gustó hacerlo.

Esa pista en particular estaba sonando realmente bien pero en esa fase yo no estaba seguro de si iba a convertirse en un tema instrumental o en una canción. No sabía qué hacer con ella, así que invité a varias personas para que aportaran algunas ideas. Una de ellas fue una estrella muy popular del punk del momento, Hazel O’Connor. Cuando ella llegó me dio la impresión de que era muy buena persona. Me di cuenta entonces de que no existía eso del “punk” auténtico, solo era la manera en que se vestían y la actitud. Escribió una versión completa de una canción encima de la pista, con sus propias letras; no funcionó, desafortunadamente.

Trabajé duramente en esa pista durante unos tres meses, intentando que sucediera algo. Estaba estirándome de los pelos pensando “¿Qué puedo hacer con esta fantástica pista de acompañamiento?”. Un día decidí que iba a concertar una cantante para el día siguiente. Maggie Reilly era la novia de un ‘roadie’ de teclados de mi banda. Sabía que tenía una buena voz y había hecho algunos coros en algunas de mis giras. Así que pensé “Voy a reservarla mañana para una sesión, por lo que es obligatorio que piense en algo para que ella lo cante, de otra manera perderemos el día”.

Esa noche me senté con una botella de vino y mi diccionario de rimas y empecé a escribir automáticamente cualquier cosa que pasara por mi cabeza. Me llevó toda la noche, pero acabé una canción que se convertiría en “Moonlight Shadow”. Era una noche de luna, así que la luna hizo su aparición por ahí; entonces me fijé en las sombras que proyectaba la luna; un poco de esto y un poco de aquello. Por alguna razón siempre me ha gustado esa película de Tony Curtis sobre Houdini, una historia sobre los espíritus, de cómo había intentado contactar con uno de ellos. Gran parte de la letra apareció por accidente al tener que rimar una palabra con otra. Entonces apareció una pistola por alguna parte, dándole un aire a lo West Side Story y algunos sugirieron que podía haber tenido algo que ver con John Lennon. Nunca pretendí que así fuera, pero resultó que yo había estado en Nueva York la noche en que fue asesinado; quizás fue algo que apareció en mi subconsciente. Acabé la letra sobre las cuatro de la madrugada, pensando que era lo mejor que yo podía hacer.

Maggie llegó la tarde siguiente y empezamos. Ella no canta de forma natural como yo quería que lo hiciera. Cantó como una cantante de soul y le gustaba hacerlo con la voz en grito “moonlight shahdoah”, pero yo lo quería perfectamente claro, muy sobrio, en ese estilo folk puramente inglés pero con una sección de ritmo muy fuerte por detrás. Odiaba a los que cantaban con acento americano, y todavía me pasa, es por eso por lo que me encanta la voz de Robert Wyatt. El es prácticamente el único cantante que haya oído nunca capaz de cantar con su voz hablada natural, es precioso. Creo, por otro lado, que quizás es más fácil cantar con un acento americano, es algo que tiene que ver con la manera en que es producida la música en la boca.

Estuvimos un buen rato tratando de conseguir el sonido. Tuvimos que probar cada palabra casi sílaba a sílaba. Haríamos “Moon, moon, moon” por lo menos diez veces, y luego “Sha, sha, sha” hasta que lo conseguí, para seguir con “Dow, dow, dow” y tener ya “Moonlight Shadow”. Lo toqué una y otra vez, cantando ella cada fragmento hasta que cogió la idea. Entonces lo cantó todo de una tirada. Hubo montones de pasadas después de aquella. Por aquel entonces no podías cortar y pegar cosas como ahora, todo tenía que hacerse a mano, así que nos costó unas cuantas horas. Al final Maggie estaba cantando tan silenciosamente que estaba casi susurrando, muy cerca del micrófono, con mucha compresión. Era como tener a alguien susurrándote al oído, contándote un secreto.

Mientras estuvimos trabajando capturé ese sentimiento mágico; esos días le hubieran llamado a eso “estar en zona”. Estaba focalizado en lo que estaba haciendo, sabía cómo quería que sonara y Maggie estaba capacitada para hacerlo. Al final recuerdo sentarme allí y contemplar atónito que había sido capaz de producir algo como eso, ya que no era lo que yo hacía de forma natural.

Cuando la compañía discográfica lo escuchó le gustó e hizo un video. Fue una cosa un poco ridícula. Creo que fuimos a Hatfield House o a un lugar como ese. En esa época odiaba hacer videos, pero tenías que hacerlos. Alguien estuvo haciendo cosas raras con mi pelo, hicieron que me vistiera con ropas graciosas y simplemente salí y lo hice.

Llamamos al álbum “Crises”. La portada era de Terry Ilott. Lynn Chadwick, el escultor, era un fan de sus pinturas, y yo también había comprado un par de ellas. Lanzamos “Moonlight Shadow” como single y por algún milagro empezó a radiarse. Empezó a subir en las listas y pronto la oí por dondequiera que fuera: saliendo de compras, en la radio, en los coches de la gente. Estaba asombrado. Pensaban que iba a ser número uno en las listas del Reino Unido. Continuó subiendo, pero tenía una muy dura competencia: “Do You Think I’m Sexy” de Rod Stewart, “Wherever I Lay My Hat” de Paul Young y “Every Breath You Take” de The Police. “Moonlight Shadow” llegó al número cuatro pero fue el sencillo más vendido de todo el resto de Europa.

Era alucinante: significaba que, de repente, yo era muy importante de nuevo. Recuerdo tener un encuentro con Richard Branson en el que me dijo que debía hacer muchos más álbumes como ese y que no me preocupara más de la música instrumental. Para mi no era tan fácil. “Tubular Bells” había sido un trabajo duro, pero fue fácil porque se trataba de mi idea; no estaba metiéndome en la camisa de fuerza de la música que era popular en ese momento. No estaba seguro de que pudiera volverlo a hacer de nuevo.

Sombra de luz de luna

La última vez que ella le vio – llevado por una sombra de luz de luna – estaba inquieto y exaltado. Perdido misteriosamente esa noche de sábado, fue sorprendido en mitad de una lucha desesperada y ella no pudo conseguir abrirse paso.

Los árboles que susurran al anochecer cantan una canción de pena y lamento. Todo lo que ella vio fue la silueta de un arma. Lejos de allí, al otro lado. Fue disparado seis veces por un hombre a la fuga y ella no pudo conseguir abrirse paso.

Me quedaré y rezaré. Nos veremos en el cielo más allá. Me quedaré y rezaré. Nos veremos en el cielo algún día.

4 de la mañana. He visto formarse tu visión, llevada por una sombra de luz de luna. Las estrellas se mueven lentas en una noche plateada. ¿Vendrás a hablar conmigo esta noche?

Sorprendido en medio de 105 personas. La noche era pesada y el aire estaba vivo, pero ella no pudo conseguir abrirse paso.

[PÁGINA PRINCIPAL]

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Una respuesta to “ESCRIBIENDO A LA LUZ DE LA LUNA (The making of ‘Moonlight Shadow’)”

  1. Gobe Says:

    http://oldfieldexposed.blogspot.com.es/2012/03/creando-moonlight-shadow.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: