NOCHE MONUMENTAL (Mike Oldfield, Barcelona 15/9/93)

Recuerdo la noche del 25 de agosto de 1984 con perfecta nitidez. Era sábado y el sol ya se había puesto cuando mi hermano comentó “ya debe estar tocando”. Miramos poéticamente al cielo estrellado como esperando que el aire nos trajera alguna nota musical pero era imposible: estábamos veraneando a unos 60 km del estadio Narcís Sala.

Fue también mi hermano quien había visto el mes anterior los carteles anunciando el concierto de Mike Oldfield en el campo de fútbol de la Unió Esportiva Sant Andreu de Barcelona. Confiamos en nuestro padre para que nos comprara las entradas, pero éste nos hizo creer que ya no quedaban, pensando que se trataba de un capricho pasajero. Por mucho que en adelante fuéramos consiguiendo todo tipo de ‘memorabilia’ relativa a esa actuación, los siguientes nueve años esperando otra gira se nos hicieron muy, muy largos.

Oldfield Memorabilia 1984

Parte de la culpa de dicha espera la tuvo una crisis nerviosa que Oldfield experimentó al final del Discovery Tour del 84: “Todo mi mundo se vino a pique y no estaba seguro de que pudiera continuar. Desde luego lo tuve que hacer, ya que no se podía cancelar un tour como ese. Un doctor vino a verme y me dio algunas pastillas para dormir, porque no estaba durmiendo nada. Volvieron los ataques de pánico. […] Fue un duro golpe para mí.”

Tardó tres años en publicar su siguiente álbum, no lo promocionó en directo, las ventas disminuyeron sustancialmente y su compañía discográfica dejó de interesarse en él, lo que provocó su salida traumática de Virgin Records en 1991.

Dicho cambio supuso un punto de inflexión en su vida: “Esta primera etapa de mi vida voy a cerrarla en una caja. Tengo bien claro que se terminó y que ahora empieza otra”. Hasta tal punto fue así que también rompió con su pareja del momento, Anita Hegerland. En marzo de 1991 había conocido a Rosa Suárez, una gallega residente en Londres que le introdujo en la música tradicional de su región. En noviembre organizaron una escapada a La Coruña junto al productor Tom Newman para asistir a un concierto privado del grupo folk Luar Na Lubre y fue allí donde trascendió que Mike estaba trabajando en Tubular Bells II. Sin duda, el mejor reclamo posible para iniciar una nueva andadura con otra compañía discográfica.

Monumental Bells II

En 1992 Oldfield fijó su residencia en Los Angeles, donde trabajó durante seis meses con el afamado productor Trevor Horn, que acabó de modelar la composición. El álbum se publicó el 31 de agosto, casi veinte años después del original, y fue presentado en directo el 4 de septiembre en la explanada del castillo de Edimburgo. Mi amigo Gerard – que no había fallado en el concierto de Barcelona del 84 – tampoco se perdió este acontecimiento.

Tubular Bells II volvió a colocar al artista en el lugar que le correspondía y pronto fue anunciada una gira que, aunque no muy extensa, reencontró al multiinstrumentista con su público. Tras una primera tanda de conciertos europeos en la primavera de 1993, Oldfield programó un segundo bloque de los mismos por la península ibérica para principios de otoño. Por expreso deseo del compositor las actuaciones españolas se concertaron en cosos taurinos, con la única excepción de Vigo por inexistencia del mismo. El antojo respondía a algo más que un tipismo: la discografía de Oldfield está salpicada de guiños a la tauromaquia desde la canción Don Alfonso hasta la portada del sencillo Flying Start.

Taurus Oldfield

A raíz del nuevo impulso que tomó la carrera de Mike Oldfield entablé amistad con otros fervientes seguidores suyos. Uno de ellos, Miguel Ángel, publicó un amplio reportaje del artista para el semanario de El Observador el fin de semana previo al concierto de Barcelona. Con ellos y con otra colla de amigos me cité el día del concierto. Yo llevaba bien escondido mi walkman grabador, pero el que nos sorprendió a todos fue Gerard, que pasó con nuestra ayuda su cámara reflex desmontada en piezas, metiéndola dentro de supuestos bocadillos. Las fotografías de este post correspondientes a esa noche nacieron de su cámara y una de esas fotos fue publicada un año después en un artículo de La Agenda de Barcelona para anunciar el lanzamiento del álbum The Songs Of Distant Earth.

La espera fue amenizada con la actuación del guitarrista flamenco Rafael Cañizares, primer premio nacional de guitarra flamenca Bordón Minero del Festival de las Minas de Murcia de ese año. El guitarrista fue otra de las demandas del músico británico, conocedor de artistas de la talla de Paco de Lucía, Diego Cortés o Juan Manuel Cañizares, hermano del telonero.

Gerard Corrigüelas

Foto: Gerard Corrigüelas

Con puntualidad inglesa apareció en escena nuestra estrella, entallada en traje negro y camiseta blanca, para hacer sonar la melodía introductoria de Sentinel al teclado. Entre coristas y músicos le acompañaban, cual apóstoles, 12 pupilos. De entre ellos destacaba la figura de Robin Smith al piano de cola, que ejercía también las funciones de director de orquesta.

Los temas del nuevo disco fueron sucediéndose en una puesta en escena muy similar a la première de Edimburgo. Llegado el corte The Bell fue el propio Oldfield quien ejerció de maestro de ceremonias, relevado por Robin Smith cuando llegó el turno de introducir las campanas tubulares. En el momento que Mike Oldfield se dirigió a tañirlas, el público literalmente estalló.

Otro momento celebrado fue la aparición de cuatro gaiteros escoceses durante el tema Tattoo. Acto seguido, en Altered State, el percusionista Alasdair Malloy se encargó de parodiar a un arquetípico artista de R&R, ataviado con chaqueta de piel de leopardo y peluca bicolor (morena y rubia) de la que destacaba un enorme tupé.

La majestuosidad de Maya Gold dio paso a un Mike con el banjo para ejecutar el festivo Moonshine y, como sucedió en la première, el álbum concluyó con un ‘reprise’ de The Bell, recuperando Oldfield la guitarra eléctrica.

Foto: Gerard Corrigüelas

Foto: Gerard Corrigüelas

Muchas gracias. Bienvenidos a mi concierto”, dijo el artista en castellano, para deleitarnos a continuación con el pasaje acústico Peace del Tubular Bells original, la pieza que compuso a los quince años para ahuyentar sus demonios personales.

Mi hermano – que acudió al evento acreditado como periodista – pudo resarcir su ausencia del concierto del 84 viendo publicada al día siguiente, en la primera edición de El Periódico, la crónica que había hecho de la reaparición de Oldfield en Barcelona: “Durante el concierto el artista fue alternando su protagonismo en escena con un segundo plano, pero siempre con esa maquiavélica costumbre de dejar que sus músicos se conviertan por un momento en el centro del espectáculo, para pasarles después por encima, como una apisonadora, con el sonido inconfundible de su guitarra”.

El mejor ejemplo de ese maquiavelismo lo comprobaríamos a continuación y ya nunca abandonaría nuestra memoria. Mientras Mike todavía permanecía sentado con la acústica comenzaron a sonar las notas eléctricas de la penúltima sección de Orabidoo, del álbum Five Miles Out. Excitación general que se tornó en euforia cuando Oldfield tomó las riendas del solo y lo llevó hasta cotas inimaginables. Orgasmidoo, fue rebautizado el tema por sus incondicionales a partir de aquella gira, propiciando además el nacimiento del fanzine oldfiliano español de referencia, de la mano de Pepe Cantos y su equipo.

Foto: Gerard Corrigüelas

Foto: Gerard Corrigüelas

Todavía permanecíamos en período refractario cuando The Bell volvió a hacer acto de presencia, en una versión más parecida al single publicado ese mes de mayo, y, todavía noqueados, no entrábamos en razón cuando los músicos abandonaban el escenario después de haber transcurrido tan solo 70 minutos de actuación.

Sin embargo fuimos afortunados, ya que Oldfield obsequió al público hispano con un bis que no había incluído en la gira primaveral europea: Taurus III, el más claro homenaje del artista a la música flamenca, con palmeo y zapateado incluídos. Mike, cuyo signo zodiacal es tauro, vio recompensado su gesto con vítores de “torero, torero” al finalizar su intervención.

Los músicos abandonaron la arena definitivamente, volviendo a la misma tan solo Oldfield para ofrecernos a la mandolina The Sailor’s Hornpipe, la canción tradicional marinera que incluyó al final del Tubular Bells original y que también servía de colofón a sus intervenciones con Kevin Ayers & The Whole World.

Aunque el maestro hubiera merecido un tirón de orejas por su breve actuación lo cierto es que el público le brindó multitud de aplausos, saliendo por la puerta grande – utilizando un símil taurino. Dos días después me quitaría mis ganas de más y mi espinita por no haber asistido a la cita del Discovery Tour acudiendo al concierto de Las Ventas. Vuelta al ruedo, como dirían los taurómacos.

Foto: Gerard Corrigüelas

Foto: Gerard Corrigüelas

Setlist:

Sentinel / Dark Star / Clear Light / Blue Saloon / Sunjammer / Red Dawn / The Bell / Weightless / The Great Plain / Sunset Door / Tattoo / Altered State / Maya Gold / Moonshine / Reprise / Tubular Bells (Part 2 Excerpt) / Orabidoo / The Bell (Reprise)

Taurus III

The Sailor’s Hornpipe

Mile Oldfield Tickets (15-9-93)

MIKE OLDFIELD: 20th Anniversary Tour 1993

(Barcelona, Plaza de toros Monumental 15/9/1993)

[PÁGINA PRINCIPAL]

Etiquetas: , , , , , ,

11 comentarios to “NOCHE MONUMENTAL (Mike Oldfield, Barcelona 15/9/93)”

  1. MA Says:

    ¡¡¡¡ Excelente crónica, si señor !!!!. Te vuelvo a felicitar
    Nos has hecho revivir esos conciertos como si hubieran ocurrido ayer mismo. No sabía lo del Orgasmidoo y me parece muy ingenioso y rotundo como resumen.
    Si se cumplen los peores pronósticos y se acabaron los conciertos en adelante… gracias a estas crónicas, siempre nos quedarán esos momentos que no se perderán por mucho que lloremos, ni por mucho que llueva.
    Felicidades.

  2. Gerard Corrigüelas Says:

    Gracias por el post, por recordar aquellos lejanos momentos que siempre nos acompañaran, por volver a ver esos carteles y fotos que recuerdo con tanto cariño.
    Pasan los años, todo cambia, pero todo no… esta mañana venia escuchando el Fives Miles Out Deluxe Edition. Hay cosas que no cambiaran nunca. Gracias por tu página, y hasta pronto.

  3. Gobe Says:

    Gracias chicos. A veces pienso que rememorar por escrito aquellos momentos vividos me servirá de terapia cuando no dentro de mucho vaya perdiendo la poca capacidad mental que me queda. 😉 No hubiera sido lo mismo sin vosotros. Saludos!

  4. isalsan Says:

    Ufff. que recuerdos. Yo estuve en Burgos, en el Plantío, el día 24. Aunque no fuera el mismo concierto, tu crónica me ha hecho recordar aquella tarde-noche. Que recuerdo, qué buen recuerdo.

    • Gobe Says:

      Gracias. El concierto de el Plantío fue también muy sonado con todo aquello de las ayudas a la restauración de la catedral de Burgos. Se consiguió un buen montón de millones de pesetas.

  5. amkosen Says:

    20 años ya… ufff. Night & day, fantástico concierto al ser la primera vez que veíamos a Mike en directo aunque lo bueno y breve dos veces breve.

    • Gobe Says:

      Aunque han pasado algunos añitos ahora puedes descargarte los archivos de las fotos más representativas de aquel concierto (mejor que un revelado después de todo). Ya sabes, más vale tarde que tordo😉

  6. LIVE IS LIFE (1993) | Musical Boxed Says:

    […] la cabeza en el tendido. Los temas se fueron sucediendo con el mismo patrón que dos días antes en Barcelona, pero reescucharlos desde la tranquilidad de mi localidad me permitió saborear cada detalle de los […]

  7. Jordi Says:

    Uff. me has hecho volver casi 22 años atrás de un plumazo, que noche la de aquel día.
    Gracias por rememorarmelo.

  8. planether Says:

    Que recuerdos! Estuve en dos conciertos.
    Uno en las fuentes de montjuich, junto a Ramones nada menos no recuerdo el año.
    Y antes en, creo que era el palacio de deportes, antes de 1984 (??)
    El de montjuich fue alucinante porque el sonido te envolvia a lo largo de jardines y avenidas, sin ver a los músicos pero a tope.

    • Gobe Says:

      Que suerte poder asistir a ese par de eventos musicales. El de las fuentes de Montjuïch fue en la Festa del Treball de 1980 y se recuerda como uno de sus conciertos más multitudinarios. Presentó el álbum QE2 antes de su publicación (sonó incluso Wonderful Land), pero es recordado por otra anécdota más trascedental: después del concierto de Barcelona tenía programado otro en San Sebastián y los incidentes aéreos de ese traslado (en un pequeño avión privado) inspiraron la canción Five Miles Out.
      Después volvería a Barcelona para grabar en directo un especial televisivo para Musical Express en junio de 1981 y durante las siguientes giras (82, 83, 84, 93 y 99). Anteriormente, en 1979, había inaugurado la gira de Exposed también en Barcelona. Respecto a este primer concierto, Oldfield bromeó en una entrevista acerca de la posibilidad de que su hija Molly fuera concebida en esta ciudad. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: