A YEAR IN THE LIVE (1993)

Si 1992 había sido el año de las formaciones musicales, 1993 lo sería de cuatro grandes individualidades. Rick Wakeman, Peter Gabriel, Mike Oldfield y Jean-Michel Jarre. Un elenco increíble de artistas para un año de conciertos inolvidable.

A Year In The Live (1993)

Rick Wakeman (Barcelona, 23-3-93)

Seguramente no exista ningún compositor contemporáneo tan prolífico como Rick Wakeman. Su página web contabiliza 105 álbumes publicados en 41 años, lo que equivale a producir 2’5 discos al año. Aunque también es amigo de organizar conciertos, éstos suelen limitarse a las islas británicas y, de vez en cuando, a Norteamérica.

En 1992 se alió con su hijo de 18 años, Adam, para formar el dúo de teclistas Wakeman with Wakeman y publicar un homónimo álbum que recuperaba la esencia rockera del artista, después de haber estado produciendo varios álbumes de corte new age durante algunos años. La reagrupación de Yes con la gira Union no llegó a buen puerto pero sirvió para que el mago de los teclados recuperara su caché internacional y pudiera organizar una gira mundial acompañado de su hijo, que recaló en la sala Zeleste 2 de Barcelona en la primavera de 1993 y que supuso mi tercera ocasión de verle en directo, esta vez interpretando sus propios temas.

El repertorio se basó en los temas clásicos de sus tres primeros discos en formato eléctrico y una selección de canciones de Wakeman With Wakeman. Adam tuvo su momento de protagonismo en la canción Past And Present, una de sus composiciones. Realmente el álbum había sido compuesto casi en su totalidad por su padre y sólo añadió el hijo algunos detalles al finalizar la grabación cuando fue proyectada la gira conjunta.

El dúo vino acompañado del bajista y guitarrista Alan Thomson y del baterista Tony Fernández, un eterno de los directos de Rick. En un momento del concierto éste bromeó sobre cómo se habían simplificado sus puestas en escena con el tiempo, teniendo en cuenta la parafernalia que había supuesto la gira mundial de Viaje al Centro de la Tierra casi dos décadas atrás. Como siempre, Rick estuvo brillante, aunque se echó en falta algún tema a piano o la canción Caesarea, un clásico de su último álbum.

Los seguidores más pacientes tuvimos como recompensa poder entrar al camerino del dúo una vez finalizado el concierto, donde pudimos conseguir unos autógrafos. Después de dar un par de besos a mi amiga Ana, el siempre jocoso Rick bromeó al tendernos la mano a mi amigo Kosen y a mí: “Prefiero besarla a ella”.

Autógrafos Wakeman with Wakeman (23-3-93)

Setlist: Lure Of The Wild / Catherine Howard / Eleanor Rigby / Past And Present / The Myths & Legends Of King Arthur & The Knights Of The Round Table / Catherine Parr / Journey To The Centre Of The Earth // Paint It Black

Rick Wakeman Ticket (Barcelona, 23-3-93)

Peter Gabriel (Barcelona, 10-5-93)

Recuerdo pensar cuando entré en la pista del Palau Sant Jordi “¿Donde nos ponemos?”. El escenario que había concebido Peter Gabriel era de lo más inusual y no podías dilucidar a primera vista qué podía considerarse como primera fila. Se trataba realmente de la conjunción de dos escenarios unidos por un pasillo: un escenario circular (descrito por Gabriel como el escenario femenino) y otro rectangular (o escenario masculino). De forma salomónica optamos por una posición intermedia para tener ambos a tiro.

El artista volvió a valerse de los medios audiovisuales para presentar su más reciente álbum, Us, algo que había dejado abandonado desde los tiempos de militancia en Genesis en la década de los setenta. Pionero entonces y avezado luego. Rotundo comenzó el show con un Peter Gabriel apareciendo dentro de una cabina telefónica inglesa para cantar Come Talk To Me en el escenario rectangular mientras que el resto del grupo era elevado hasta el mismo.

Original e impactante son los adjetivos que mejor describen la actuación, cuidada hasta el más mínimo detalle. Como novedad se acompañó a las voces por Paula Cole, que cantando en el escenario circular Blood Of Eden junto a un árbol me evocó la historia de Eva y el manzano prohibido. Los músicos iban alternando de uno a otro escenario, aunque conforme avanzaba el espectáculo parecía que se encontraban más cómodos en el rectangular. Pero no era más que una ilusión: al finalizar Secret World la banda se despidió metiéndose en la maleta de viaje de Peter para reaparecer en los bises de forma repentina bajo una enorme cúpula ubicada en el escenario circular.

El final del concierto fue sencillo pero emotivo, con Gabriel solo en escena cantando Here Comes The Flood al teclado. Tras desaparecer definitivamente comenzó a sonar la suite del Pájaro de Fuego de Stravinsky a modo de epílogo. “¿Aparecerán los Yes ahora?”, pensé. La resolución de la cuadratura del círculo se hubiera quedado corta.

Secret World Tour (Peter Gabriel)

Setlist: Come Talk To Me / Quiet Steam / Steam / Games Without Frontiers / Across The River / Shaking The Tree / Blood Of Eden / San Jacinto / Lovetown / Shock The Monkey / Washing Of The Water / Solsbury Hill / Digging In The Dirt / Sledgehammer / Secret World // In Your Eyes / Biko / Here Comes The Flood

Peter Gabriel Ticket (Barcelona, 10-5-93)

Mike Oldfield (Madrid, 17-9-93)

El caso de Mike Oldfield con Cadena 100 es un claro ejemplo de relación simbiótica. La emisora radiofónica musical se creó en 1992, el año de aparición de Tubular Bells II. Apostó fuertemente por el artista radiando el álbum antes de su publicación, retransmitiendo en directo el concierto de presentación en Edimburgo y ofreciendo a la audiencia diferentes entrevistas en exclusiva con el locutor Carlos Finaly.

La audiencia de la emisora subió como la espuma, tanto como la popularidad del multiinstrumentista inglés. La secuela tubular fue número uno en ventas durante una decena de semanas y su primer single, Sentinel, también alcanzó el número uno de las listas de la emisora (tanto en el ranking semanal como en el anual). Tal fue la sintonía entre ambos que en 1993 Mike vio con buenos ojos que Carlos Finaly ejerciera de maestro de ceremonias para la edición limitada en castellano que la emisora realizó del sencillo The Bell.

No fue de extrañar, por tanto, ver toda la plaza de Las Ventas engalanada con carteles de Cadena 100 el día del concierto de Oldfield en Madrid. Una avería mecánica casi me impide asistir al mismo, pero afortunadamente disponía de una entrada con asiento reservado. Como si Oldfield esperara mi presencia, las primeras notas comenzaron a sonar tan pronto como asomé la cabeza en el tendido. Los temas se fueron sucediendo con el mismo patrón que dos días antes en Barcelona, pero reescucharlos desde la tranquilidad de mi localidad me permitió saborear cada detalle de los mismos, recreándome particularmente con el genial solo de Orabidoo. Y para poner fin a la velada nada mejor que un castillo de fuegos artificiales por cortesía de la emisora. La pirotecnia nos hizo elevar la mirada, pero los asistentes hacía ya tiempo que estábamos en las nubes.

Mike Oldfield (Cadena 100)

Setlist: Sentinel / Dark Star / Clear Light / Blue Saloon / Sunjammer / Red Dawn / The Bell / Weightless / The Great Plain / Sunset Door / Tattoo / Altered State / Maya Gold / Moonshine / Reprise / Tubular Bells (Part 2 Excerpt) / Orabidoo / The Bell (Encore) // Taurus III / The Sailor’s Hornpipe

Mike Oldfield Ticket (Madrid, 17-9-93)

Jean-Michel Jarre (Barcelona, 6-10-93)

El libro de divulgación científica Breve historia del tiempo (Del big-bang a lo agujeros negros) del británico Stephen Hawking inspiró al compositor francés Jean-Michel Jarre para su octavo álbum, Chronologie, que lógicamente contaba con el tiempo como tema unitario. El artista retrasó su reloj y volvió al formato que tantos éxitos había cosechado en la década de los ochenta, utilizando incluso sintetizadores analógicos. Como dato anecdótico el sencillo Chronologie 4  incluía una sencilla melodía de quince pulsaciones que había creado expresamente para la empresa suiza de relojes Swatch, encargada de patrocinar su flamante tour europeo Europe In Concert de 1993.

Conocido mundialmente por sus conciertos gratuitos a gran escala de París, Lyon, Houston o Londres, la gira supuso una vuelta a las audiencias algo más limitadas, aunque con escenarios tan llamativos como el Atomium de Bruselas, Mont Saint-Michel, Versalles, el Monte do Gozo en Santiago de Compostela, el lago de la isla de Cartuja en Sevilla o el estadio olímpico de Montjuic en Barcelona.

El estadio que había albergado las olimpiadas el año anterior fue llenándose paulatinamente pero al público ubicado en la pista central le pareció oportuno sentarse sobre la lona colocada en la misma hasta que comenzara el espectáculo. Seguramente hubiéramos disfrutado más del concierto de haber permanecido de esa guisa, pero se notaba en el ambiente que había ganas de presenciar algo grande y acabamos por levantarnos.

Europe In Concert (Jean-Michel Jarre)

Una cuenta atrás marcó el pistoletazo de salida del show. El artista francés apareció sobre el escenario – que contaba con unas enormes pantallas en la parte trasera a modo de edificios – y comenzaron a sucederse los temas del nuevo álbum con alguna pieza inédita intercalada entre ellos. A diferencia de los temas que compuso para sus conciertos de China diez años atrás, las nuevas canciones carecían de atractivo, aunque se esforzara en agradar al público hispano fusionando música electrónica con flamenco en Digi Sequencer.

La puesta en escena resultó muy llamativa pero personalmente me pareció fría. La música sonaba demasiado mecánica, particularmente la proveniente de los teclados. Siempre he tenido mis dudas acerca de la veracidad del sonido del arpa láser en directo, pero ver con mis propios ojos cómo Jarre movía la manivela del organillo de Band In The Rain a un ritmo inconstante sin afectar lo más mínimo al sonido resultante, me hizo concluir que buena parte de su música estaba pregrabada en aras del supuesto espectáculo.

El artista parecía querer compensar esta carencia interpretativa ofreciendo repetidamente amplias sonrisas a la audiencia, pero su mejor gracia se la guardaba para el final. Me había parecido escasa la representatividad de sus tres primeros álbumes esa noche e imaginaba unos bises memorables. ¿Tocaría Equinoxe 7? ¿Tal vez Oxygene 2? ¿O quizás Magnetic Fields 4? Pero no, parece ser que Jean-Michel Jarre interpretó la palabra ‘bis’ etimológicamente y repitió tres temas que ya habían sonado esa misma noche, calcando tanto las notas como los efectos visuales. Alguien dijo que se iba a grabar esa actuación en video y que se necesitaban más secuencias, pero daba la sensación que su megalomanía le había llevado a la diarrea mental. Resulta llamativo que tan solo unos días atrás afirmara en una entrevista “Intento que nadie se sienta engañado en mis conciertos”.

 Jean-Michel Jarre (1993)

Setlist: Countdown / Chronologie 1 / Equinoxe 4 / How Old Are You? / Chronologie 2 / Chronologie 3 / Where Are You Going? / Chronologie 4 / Chronologie 5 / Sale Of The Century / Digi Sequencer / Chronologie 6 / Magnetic Fields 2 / Chronologie 8 / Band in the Rain / Oxygene 4 / Rendez-Vous 4 / Rendez-Vous 2 // Chronologie 4 / Magnetic Fields 2 / Chronologie 2

Jean-Michel Jarre Ticket (Barcelona, 6-10-93)

[PÁGINA PRINCIPAL]

A year in the live (1992)

A year in the live (1994)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: