EL PEREGRINAJE DE ROBERT BERRY

El multiinstrumentista Robert Berry se convirtió sin planearlo en testigo excepcional de los tejemanejes progresivos de la segunda mitad de los ochenta. Después de darse a conocer durante casi una década en la zona de la bahía de San Francisco con su formación Hush, publicó en 1984 un álbum en solitario y formó la Robert Berry Band para interpretar sus canciones en directo. Curiosamente el baterista de aquella banda se trató de Preston Thrall, hermano del que luego fuera guitarrista de Asia, Pat Thrall.

Las canciones que fue componiendo en Soundtek, su estudio californiano, llamaron la atención de algunos pesos pesados de la industria musical norteamericana, entre ellos el gurú de Geffen Records: John Kalodner. A partir de entonces se cruzaría primero en su camino con Carl Palmer (ELP) y después con Steve Howe (Yes, Asia, GTR), aunque su nombre se daría a conocer mundialmente al formar parte del trío 3 junto a Emerson y Palmer después de que una reunión de los componentes originales de ELP se viera frustrada en 1987.

Tanto en su página web como en el libreto de su álbum de 1993 Pilgrimage to a Point el artista estadounidense da buena cuenta de este curiosísimo periodo de su carrera musical en primera persona.

Robert Berry

Era 1986 y yo acababa de terminar una canción para la banda sonora de la película ‘Out of Bounds’. Esa canción, Runaway, producida por el fallecido Bruce Fairbain y Bob Rock, acabó en las manos del legendario baterista Carl Palmer (ELP, Asia). Un día de esa primavera, mientras trabajaba en Soundtek, recibí mi primera llamada de Carl. Un momento trascendental, para ser ciertos. Tuvimos una gran conversación sobre canciones, aspiraciones e ideas. Quedamos en reunirnos pronto. Carl me organizó un encuentro con su manager, Brian Lane (Asia, Yes, GTR). Yo era consciente de la importancia del señor Lane en el negocio ya que mis primeras bandas interpretaban muchas canciones de artistas que él trajo a la fama. Nos reunimos al poco tiempo, durante el concierto de GTR en San Francisco. Hablamos de los posibles proyectos para Carl y para mí. Esa fue la noche que conocí personalmente al virtuoso guitarrista Steve Howe. En el futuro esta presentación demostraría ser muy significativa.

A finales de 1986 volé a Nueva Jersey para comenzar a trabajar con Carl. Éste había reunido al cantante Joe Lyn Turner (Rainbow, Deep Purple) y al teclista Al Greenwood (Foreigner) para montar una posible banda. Aunque nada se materializó, finalmente Carl y yo acabamos tocando juntos. Decidido a intentarlo de nuevo, tomé un vuelo a Inglaterra para unirme a Carl y al teclista Don Ayres (MSG, Ozzie). Fue un placer trabajar con Don, sin embargo las cosas no cuajaron. Fue en este periodo cuando Brian Lane sugirió que yo reemplazara al guitarrista Steve Hackett en GTR.

Robert Berry with GTR

Hay un dicho que me persigue… ‘Las oportunidades son pasajeras’. ¡Qué oportunidad era esta! No podía esperar para empezar. Pronto me mudé a Inglaterra, a un tercer piso de Kensington High Street, en el corazón de Londres. De repente me encontré atendiendo a Howe, Geoff Downes (Asia, Yes, Buggles) y Carl en mi piso. Geoff fue lo suficientemente enrollado como para prestarme un Elkasynth y una caja de ritmos Linn para que yo pudiera seguir escribiendo. Era como estar disfrutando del sabor de cierto éxito.

Cuando no estaba ensayando con GTR me las arreglé para aportar mi voz en demos de Geoff para una obra teatral basada en su canción Video Killed the Radio Star. También escribí una canción para la banda metal escocesa Heavy Petting, que Geoff estaba produciendo. Por otro lado me gustó mucho explorar Londres.

Una de mis experiencias más satisfactorias componiendo fue con Steve Howe en su granja de Devon, Inglaterra. Steve me había pasado una cinta con varias ideas. Utilicé varios de sus temas y elaboré nuevas melodías, presentando todo a Steve. El se mostró muy complacido con mis esfuerzos y, para mi sorpresa, me dijo que nadie había trabajado en su material de una forma tan satisfactoria desde Jon Anderson. Sentí que habíamos establecido las bases de un sólido equipo de composición.

Por su parte, Steve trabajó en mi material añadiendo el toque Howe. Una de estas canciones, Talking ‘Bout, acabaría finalmente en el álbum de 3. En lugar de la gran introducción de Emerson, Steve abordó el tema con un sonido trémolo de guitarra al estilo de Going For The One. Fue una interesante versión. Mi año con GTR se empleó componiendo y grabando para un segundo LP inédito. Fue una de mis épocas más productivas junto a una banda. Por desgracia, había un poco de tensión. Ser el chico nuevo y escribir gran parte del material con Howe causó problemas en las filas. Había resistencia hacia mi material y mi  forma de cantar por parte de los otros miembros, especialmente por el cantante Max Bacon. Escribí una canción para GTR llamada Freedom que Max decía que sonaba como Bruce Springsteen. No pude entender el origen de esa comparación. También escribí una canción cantada por nosotros dos [Tomorrow] para la banda sonora de una película no publicada sobre el último día de un hombre en la cárcel, que ambos pensamos que salió bastante bien. Aunque fue difícil dejarlo, me retiré de forma amistosa. GTR fue dejado de lado por la discográfica Arista y el álbum nunca se llegó a publicar. Visto a posteriori, me hubiera gustado haber permanecido hasta el lanzamiento del segundo álbum. GTR era realmente una gran banda, pero sabía que había algo más ahí fuera esperándome.

Me estaba preparando para regresar a los Estados Unidos cuando Brian Lane me llamó y me preguntó si me venía bien comer con Keith Emerson. Había oído hablar mucho de Keith por parte de Carl pero nunca me había visto con él durante mi estancia en Londres. No tenía ni la menor idea de lo que podía esperarme. Acabé pasando un rato inolvidable conociendo a este fascinante y loco virtuoso del teclado. Fue un día impresionante. Después de varias copas de vino, Keith, consciente ahora de que yo solía tocar algunas canciones de ELP con mi antigua banda Hush, me invitó a unirme a él y Carl en su casa de Sussex, Inglaterra. Tanto Keith como Carl estaban interesados en añadir un aire pop/rock a su patentado sonido. Carl lo había probado con Asia pero Keith estaba ansioso por saborear un poco ese tipo de éxito. Intentamos entonces formar una nueva banda. Este proyecto tenía originalmente un cuarto miembro: Sue Shifrin. Emerson y John Wetton (UK, Asia) habían trabajado con ella anteriormente como letrista. En esta fase la banda se denominaba Smoking Gun, aunque no duró mucho tiempo. Preferimos continuar como trío, así que Sue se marchó, dejándonos una de sus canciones [Chains] para el álbum en el que estábamos trabajando. Es una excelente compositora.

Robert Berry with 3

Los tres fuimos a un estudio y grabamos tres canciones para que Brian las vendiera: Talking ‘Bout, On My Way Home y Eight Miles High. A partir de ahí las cosas sucedieron muy rápidamente. Enseguida John Kalodner de Geffen estaba en la guarida de Brian viendo una demo en vídeo que habíamos grabado la semana anterior. Unos días más tarde teníamos una oferta de contrato de la David Geffen Company para grabar. Luego adoptamos un nuevo nombre con fuerza para la banda: Czar, aunque poco después nos quedamos definitivamente con el simple y menos pomposo 3.

El álbum, grabado en Inglaterra y mezclado en los Estados Unidos, fue lanzado en mayo de 1988. Recibió una fuerte cobertura radiofónica AOR, alcanzando el puesto 9 en las listas. En esa época Geffen estaba teniendo un gran éxito con un par de grupos de rock duro. Mientras nuestro primer sencillo Talkin ‘Bout subía en las listas, John Kalodner hizo un noble esfuerzo manteniendo la llama en la promoción del álbum, pero Geffen tenía otros planes. Con el éxito del primer sencillo, la compañía pensó que deberíamos volver al estudio y hacer un segundo álbum cuanto antes en lugar de continuar promocionando nuestro álbum de debut.

A pesar de que tan sólo la mitad del álbum era progresiva, nuestra discográfica no tuvo tiempo o no supo qué hacer con él. Las cosas no parecen ser muy diferentes para la música progresiva a día de hoy. Keith en particular consideraba que si la compañía no apoyaba el primer disco hasta el final también iba a fallar en el siguiente intento. Una nube de decepción se cernía sobre la banda. Hacia los últimos días de la gira por Estados Unidos, el apoyo y la promoción de la compañía se desvaneció. Teníamos todo el impulso pero se detuvo. Irónicamente, en el punto donde habíamos encontrado nuestro propio sonido y estilo, también sentimos una aplastante sensación de fatalidad.

Era el momento de intentar revitalizar y aunar a 3. Para su segundo álbum me puse a escribir en un estilo con el que el grupo se había sentido cómodo mientras estaba de gira. Escribí nuevos temas, uno con el formato de canción como Talking ‘Bout [You’ve Changed] y otro épico de diez minutos al estilo de Desde la Vida. Este último, Last Ride Into The Sun, nació de las cintas que me enviaron Carl y Keith para trabajar en ellas. Completé ‘Last Ride’ convencido de que tanto la nueva audiencia de 3 como los fans de ELP estarían satisfechos con la evolución de la banda.

Por desgracia hubo una ausencia de apoyo por parte de Geffen, una falta de motivación de Keith y un renovado interés de Carl en una reunión de Asia. Tres grandes mazazos. A mediados de año 3 era ya historia.

Robert Berry

Robert Berry in the studio

De vuelta en California retomó su Robert Berry Band y continuó componiendo y grabando canciones en su estudio, desarrollando además una nueva faceta como productor. Poco después un nuevo proyecto musical junto al guitarrista Gary Pihl (Boston) comenzó a fraguarse: Alliance, con quienes lleva grabados cuatro álbumes desde entonces.

Cuando en 1991 llegó a sus oídos que Emerson y Palmer volvían a aunar esfuerzos junto a Greg Lake, les hizo llegar el tema Another Man para que consideraran incluirlo en su álbum Black Moon. La canción, con una intencionada similitud a Lucky Man, no fue finalmente escogida, aunque Berry la publicaría finalmente en ese compendio de rarezas rescatadas que resultó ser su Pilgrimage to a Point.

Fue el guitarrista Andy Latimer de Camel quien le animó a publicar estas delicias progresivas en un sello independiente después de haber hecho él lo mismo con su Dust and Dreams, álbum en el que Berry se vió involucrado en alguna fase de asistencia técnica. Su aportación mereció que fuera mencionado en los créditos del mismo, pero no es el único reconocimiento que le brinda la comunidad progresiva. Sus excelentes versiones de clásicos del rock progresivo publicadas por el sello Magna Carta con motivo de los respectivos álbumes tributo a Genesis, Jethro Tull, Pink Floyd, Rush, Yes o  Emerson Lake & Palmer se han ganado tanto el respeto como la admiración de los aficionados al género. Y no se trata de honores peregrinos.

 [PÁGINA PRINCIPAL]

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: