TOP OF THE ROCKS

Los rankings siempre resultan muy llamativos. En los años 80 cayó en mis manos una lista de los 100 mejores álbumes de rock de la historia publicada por una revista musical especializada. La atesoré durante muchos años casi como prueba escrita que pudiera servir para demostrar tanto a desconocedores del tema como a incrédulos que los trabajos progresivos han sido relevantes en la historia reciente de la música.

Entre clásicos de Simon & Garfunkel, Rolling Stones, The Beatles, Bob Dylan, Bruce Springsteen, Santana, Fleetwood Mac, Derek and The Dominos, Bob Marley, Queen, Eagles, Dire Straits o The Police (por citar algunos), no faltaban en ella los más conocidos trabajos de Alan Parsons Project, Asia, ELO, ELP, Jethro Tull, Genesis, Kansas, King Crimson, Mike Oldfield, Pink Floyd, Rush, Supertramp, Yes e incluso la entonces joven banda Marillion.

Dark Side of the Moon de Pink Floyd encabezaba la relación, en la que también aparecían los álbumes Wish You Were Here, The Wall y Meddle. El disco más valorado de Genesis era Selling England by the Pound, por encima de The Lamb Lies Down on Broadway, Foxtrot y Nursery Cryme. Además recuerdo que el puesto nº 10 lo ocupaba Close to the Edge de Yes y que Fragile, The Yes Album y Yessongs también se hicieron hueco en la clasificación.

Completaban el podio Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de The Beatles y Highway 61 Revisited de Bob Dylan pero el puesto nº 4 estaba reservado para Tubular Bells de Mike Oldfield, todo un reconocimiento para el multiinstrumentista de Reading pese a que no colocara ningún otro disco en ese top 100.

01-album-covers-collage

Tubular Bells es de lejos el álbum más conocido del artista a nivel internacional, el que le catapultó a la fama y el que se cita habitualmente como referente de su discografía, aunque para muchos de sus incondicionales el patriarcado sobre la misma lo ostenta Ommadawn, su tercer trabajo.

Ommadawn te atrapa desde las primeras audiciones con sus melodías delicadamente entrelazadas, su dulce mezcla de folclore acústico con sonidos eléctricos y su poderosa carga emocional. Cuando de adolescente necesitaba ausentarme de la realidad cotidiana, Ommadawn era el álbum que mejor conseguía ese propósito, sin saber siquiera por aquel entonces que para Oldfield su música había tenido en el momento de su concepción un componente catártico.

02-mike-odlfield-1975

Mike Oldfield no es ajeno a la sensibilidad de su música: “Yo no soy realmente un músico. Para mí un músico saca su instrumento y sólo toca o se entretiene… y yo no soy eso del todo. Lo que yo puedo hacer es transferir la esencia de un sentimiento o una emoción y expresarla en música. Soy un intérprete, un traductor del estado de ánimo sonoro, si se quiere ver de ese modo. Puedo coger los sentimientos hermosos que recibes de la vida y los horribles también, y puedo convertirlos en sonidos auditivos, dar forma a la música”.

De este modo fue fraguando su trayectoria musical y, aunque en la década de los ochenta cediera terreno a estructuras musicales más sencillas y se distanciara de aquel rock progresivo en el que se le pudiera encasillar históricamente (él mismo lo hace), las aguas volverían por un momento a su cauce como por obra del espíritu santo. Así nos lo profetizó la noche del 31 de octubre de 1989 en una entrevista concedida en el programa televisivo La Luna, que conducía Julia Otero. La espera hasta su prometido siguiente álbum instrumental (a finalizar en marzo o abril de 1990) se hizo más tediosa de lo esperado, ya que Amarok no vio la luz hasta las puertas de aquel verano.

03-mike-oldfield-1989

El subconsciente retiene en la memoria los acontecimientos de la vida que de alguna manera nos dejan huella. Así, en la mía pervive el recuerdo de la primera vez que escuché las notas de Ommadawn, la primera ocasión que visualicé el videocassette de su directo en el festival de Knebworth o el ritual que preparamos con unos amigos para oír por vez primera esa consagración de la entropía musical que es Amarok el mismo día de su publicación.

Por muy acostumbrados que creyéramos estar a su música multidisciplinar, Amarok nos dejó paralizados como a unos novatos. Si bien el álbum pretendía ser un reflejo espiritual de Ommadawn empezando por su portada y siguiendo por los colaboradores y algunas secuencias musicales, las emociones de Oldfield proyectaron a una novedosa e insondable dimensión su nuevo concepto sonoro. Solo la escucha reiterada y paciente de la genial obra conduciría al gradual entendimiento místico de la misma.

Desde entonces el alma de los seguidores oldfilianos se dividió entre Ommadawn y Amarok, obviando sagas tubulares. Esa manifiesta y perdurable devoción condicionó que el músico afincado en las Bahamas decidiera contentar a sus incondicionales engendrando un hijo de su tercer álbum, bautizado como Return to Ommadawn.

04-mike-oldfield-2017

Aunque Ommadawn pueda no parecer una ubicación física donde dirigir nuestro navegador, lo cierto es que con su nuevo trabajo Oldfield consigue turbo-propulsar nuestra mente cual condensador de flujo a lo más recóndito de nuestro inconsciente y despertar emociones que dábamos por perdidas. Ese lugar intangible es el Ommadawn donde he regresado, una evocación de esa infancia donde la música del maestro representaba la santísima trinidad, un estado mental de placidez que por nada del mundo quisiera abandonar.

Mike Oldfield ha vuelto a lo más alto de las listas de ventas con su Return to Ommadawn, una gratificante paradoja dentro del panorama musical actual, casi como una reclamación en toda regla de la plaza que ostentó en aquel ranking musical que cayera entre mis manos. Lo ha vuelto ha conseguir cuando y como ha querido. Y, mientras tanto, sus mortales seguidores nos hemos postrado ante la inconmensurable belleza de este regalo compositivo. Si alguna vez me echáis en falta, buscadme por Ommadawn. I’d rather be here.

05-snow-on-hergest-rigde

[PÁGINA PRINCIPAL]

Anuncios

Etiquetas: , ,

7 comentarios to “TOP OF THE ROCKS”

  1. vidal Says:

    Estoy a punto de ponerme el chaleco y las nike y endosar ese condensador de flujo con el onmadawm en mi ordenador deloreano…..Gracias por tu emocionante entrada

  2. MA Says:

    En lo único en lo que no estoy de acuerdo es en llamarlo “condensador de fluJo”. Prefiero “condensador de fluZo”, que fue tal como se tradujo por error en la versión que vimos en su momento. Pero creo que has acertado plenamente en la metáfora.
    RTO es la magdalena de Proust, un poder extraordinario y mágico de evocación. Probablemente los que ya tenemos cierta edad podamos apreciar mejor ese poder emocional tan primario.
    Fantástica entrada, Jordi, como siempre!!!.

    • Gobe Says:

      Gracias de nuevo, MA. Estuve tentado por escribir “fluzo” pero me pudo la corrección ortográfica. La primera vez que escuché Ommadawn fue en casa de un primo mío algo mayor que yo (en vinilo y con auriculares, no digo más). Lo quise comprar a la siguiente de cambio, aunque me costó retener bien el nombre. En aquella época llamaba por teléfono a las tiendas para ver si tenían el álbum para el que había reunido dinero. En esa ocasión llamé a Discomanía y pregunté: ¿Tenéis el ‘Ondagüan’ de Mike Oldfield? 😛

  3. vidal Says:

    Vaya casualidad,ese día se va a quedar ya para celebrar el regreso a ambos eventos, yo también decía fluzo, y omadan en vez de amadan……mi madre me decía….. otra vez el mikconfil…

  4. GGC Says:

    Gracias por poner sobre el papel, aunque digital, estas emociones compartidas con Ommadawn. Siempre es un placer leer lo que escribes acerca de Oldfield. Yo estoy disfrutando como un enano con este retorno, y me siento afortunado de poder hacerlo viendo como está el patio… tenemos mucha suerte de que a estas alturas Mike se haya dejado caer con una obra como ésta. Un abrazo.

    • Gobe Says:

      Después de todo el tiempo que llevamos siguiendo a este señor es asombroso que siga siendo capaz de despertar nuestras emociones de esta manera y, como bien dices, con los tiempos que corren. No se si se trata del disco con base acústica que esperabas un día escuchar, pero seguro que se le asemeja bastante. Un saludo, GGC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: