EN EL OJO DE IRLANDA

La carga cromosómica puede suponer para algunos músicos un auténtico lastre. En una entrevista le preguntaron al jamaicano Ziggy Marley qué tenía de su padre y, molesto ya con ese tipo de cuestiones, contestó inteligentemente que de él conservaba 23 cromosomas. En cambio, el multiinstrumentista inglés Mike Oldfield siempre ha venido haciendo gala de su herencia irlandesa, proveniente de su madre Maureen: “Mi madre tenía un carácter animado y muy extraño. Era católica irlandesa pero recuerdo que solía contestar el teléfono con una voz muy de clase alta, como si fuera la reina. ‘Domicilio del doctor Oldfield’, decía, pero yo sabía que esa no era realmente su forma natural de hablar. De vez en cuando recitaba poemas que prolongaba durante horas -esas épicas historias celtas- y cuando estaba contenta podia además hacer el oportuno baile irlandés. Lo hacía de forma completamente natural. Era extraordinario: era una pura mujer irlandesa, totalmente celta.

Maureen Bernardine Liston nació en 1916 en un pueblo del condado de Cork denominado Charleville del que se desvinculó después de contraer matrimonio con el médico inglés Raymond Oldfield. Parece ser que el enlace con un protestante y su residencia en Gran Bretaña no fue muy bien visto por su familia irlandesa, aunque Maureen procurara una educación católica a sus hijos e incluso se desplazara a Dublín para alumbrar a Sally, la primogénita de la pareja. Tan solo mantuvo un clandestino contacto con una hermana suya que vivía en la población de Leatherhead, en el condado inglés de Surrey, de ahí que Mike no tuviera conocimiento real de su familia irlandesa hasta que una agencia de detectives privada contratada por el compositor diera con ella a principios de la década de los noventa.

01 Maureen Oldfield

Cuando en 1996 Oldfield publicó Voyager, un álbum basado en la música celta, no se cansó de recordar a la prensa que para él era un tipo de música muy fácil de interpretar, al tener ascendencia medio celta y al haberlo hecho desde una temprana edad, ya que con doce años ya tocaba la guitarra acústica en clubes folk de Reading. En su libro autobiográfico Changelling afirmó: “En mí abundan un montón de cualidades irlandesas: es absolutamente genial ser espontáneamente creativo, así como ser capaz de reírse y estar alegre a la primera de cambio. Del lado irlandés también viene la habilidad para beber demasiado o ser discutidor. Hay una cara oscura para todo, pero me encanta la chispa de la incertidumbre. Mis cualidades irlandesas combinan con una cierta solidez, proveniente de mi lado inglés razonable y práctico, que he recibido de mi padre. Si lo agitas bien es una gran mezcla, pero me ha llevado toda la vida equilibrar esta química. Mientras ha sido un bonita mezcla volátil, me ha dado una carrera, y de ella ha surgido alguna música hermosa.

Su madre Maureen falleció cuando el músico contaba con 21 años y comenzaba a trabajar en Ommadawn, un álbum que dejó aflorar su espíritu irlandés de manera evidente. Oldfield consiguió incluso la colaboración para el mismo de Paddy Moloney, gaitero del conocido grupo folk irlandés The Chieftains, para un pasaje de la segunda cara del disco. La grabación del mismo la relató el ingeniero Phil Newell en el libreto del recopilatorio Boxed: “Cuando sólo quedaban siete días, fui a casa de Mike para ayudarle a acabar el álbum. Una noche llegó Paddy Moloney y trabajamos con la gaita y las guitarras hasta eso de las 2:30 de la mañana, momento en que me fui a la cama. Ya nada más se materializaba y me parecía un poco preocupante. Entonces Mike y Paddy empezaron a beber hasta emborracharse. Eran las cuatro de la madrugada cuando me desperté con la noticia de que creían tener algo. No había banda para medir el tiempo en el fragmento donde estaban metiendo la guitarra y la gaita, pero Mike esperaba que nos las pudiéramos arreglar para hacerlo encajar de algún modo. La sección tenía una duración aproximada de tres minutos y medio y después de dos intentos fallidos consiguieron acoplar una toma que acababa justo en el compás anterior al principio de la siguiente sección.  Todos nos miramos sorprendidos. ¿Cómo habían podido tocar algo de esa duración y encajarlo a la perfección sin ningún tipo de guía?

En junio de 1981 el periodista español Ángel Casas invitó a Mike Oldfield al plató de su programa televisivo ‘Musical Express’ para grabar una actuación en directo y éste se trajo como amigo acompañante a Paddy Moloney. Juntos interpretaron aquel fragmento de Ommadawn y una pieza tradicional irlandesa denominada Planxty Fanny Power. Un año después, la gaita de Moloney volvería a sonar en el álbum Five Miles Out de Oldfield y en una versión extendida del ‘Planxty‘ que el dúo interpretó en el festival ‘Rock Meets Classic’ de Munich a finales de año. El gaitero volvería a aparecer en otro disco de Oldfield, Amarok, una década después, pero cuando salió a la venta el exitoso álbum The Long Black Veil de los Chieftains en 1995, muchos seguidores oldfilianos echamos en falta al inglés entre los artistas colaboradores. Una versión en estudio de Planxty Fanny Power hubiera sido bien recibida por todos.

Entre las rarezas inéditas de Mike Oldfield destaca también una pieza inspirada en la mitología irlandesa. Se trata de un tema que interpretó en directo en la ciudad sueca de Gotemburgo la noche del 25 de septiembre de 1982 y que presentó como una canción acerca de los leprechauns, unos duendes mágicos muy populares en la isla. La composición sobrepasaba los diez minutos de duración y estaba integrada por tres secciones.

La primera de ellas era vocal, de unos cuatro minutos de duración, y contaba con las voces de la cantante Maggie Reilly. Al año siguiente acabaría viendo la luz al publicarse el álbum Crises, con una letra y con un vocalista diferentes, después de que Jon Anderson del grupo de rock progresivo Yes fuera invitado a participar en el tema, denominado finalmente In High Places.

La segunda sección se trataba de un pasaje instrumental bastante psicodélico de un par de minutos que servía para enlazar con el tercer y último fragmento, un estudio instrumental basado en la composición Recuerdos de la Alhambra del guitarrista español Francisco Tárrega, que acabaría siendo el sencillo de la banda sonora de la película The Killing Fields [Los gritos del silencio] en 1984.

02 Beer leprechaun & Mike Oldfield

Irlanda es mundialmente conocida por ser cuna de la famosa cerveza stout Guinness, a la que Mike tampoco ha escondido nunca su afición (valga como muestra la instantánea con su líquido amigo que aparecía en la colección fotográfica del libreto de Boxed). No debió pasar este detalle desapercibido a la empresa cervecera, ya que en la primera mitad de los 80 el músico fue escogido para promocionar la marca en anuncios que aparecieron en diferentes publicaciones escritas (aunque también se hicieron posavasos), acompañados del eslogan publicitario ‘No beer comes near’. Curiosamente ese lema también fue el que se utilizó en un spot televisivo que contaba con las notas musicales del Fanny Power de los Chieftains.

La fotografía promocional de Oldfield puede contemplarse todavía en la Guinness Storehouse de Dublín, museo cervecero por antonomasia y visita de rigor para todos aquellos que compaginen la afinidad por la malta de cebada tostada con la afición musical. En la imagen publicitaria aparece el músico inglés interpretando un piano de cola con los colores de una pinta y la locución ‘It’s a grand pint’, en clara referencia a una de las frases mencionadas por el maestro de ceremonias al final de la primera parte de Tubular Bells.

03 Mike Oldfield at Guinness Storehouse

La isla esmeralda acoge visitantes que acuden a la misma atraídos por su folklore, su historia, su naturaleza, su cerveza, su crema de whisky o por otras motivaciones más singulares. Los seguidores del grupo de rock U2 o del guitarrista de blues Rory Gallagher encuentran en Dublín buenas razones por las que dirigir allí sus sus pasos, los de Marillion las encuentran en el paraje de la calzada del gigante al norte de la isla y quizá los de la película The Princess Bride [La princesa prometida] musicada por Mark Knopfler las encuentren en los agrestes acantilados de Moher. Mike Oldfield compuso una canción para el álbum Man on the Rocks denominada Moonshine en la que la ciudad costera de Galway era mencionada, pero sus incondicionales disponen de otro lugar mejor que venerar: la pequeña isla de Ireland’s Eye.

Ireland’s Eye se encuentra en la costa este de Irlanda, a poca distancia de su capital. Uno puede acercarse desde la misma tomando un tren metropolitano rápido conocido como DART con destino a la población de Howth. Desde su puerto puede admirarse su apacible silueta e incluso en los meses de verano pueden realizarse excursiones en barco a la misma organizadas por un par de compañías privadas. Parece ser que el topónimo celta original era ‘isla de Eria’, nombre que los  vikingos confundieron con ‘Erin’, una derivación de la palabra irlandesa para denominar a su isla. Éstos entonces la denominaron ‘Erin’s Ey’ y de ahí derivó el nombre actual.

04 Howth map

La vinculación con el compositor de Reading viene establecida a través del anteriormente mencionado álbum Five Miles Out de 1982, ya que Ireland’s Eye es una de las cinco secciones en las que se estructura el tema Orabidoo, concretamente la última de ellas. En esa época Mike era permeable a aportaciones musicales de los miembros de su grupo y para Orabidoo aceptó tanto la fuga escrita por el teclista Tim Cross (que aparece en la tercera sección) como esta melancólica balada compuesta por el guitarrista Rick Fenn y la vocalista Maggie Reilly.

Maggie Reilly era natural de Escocia, pero estuvo residiendo en Irlanda durante una temporada, de ahí el sentido del contenido lírico de este breve tema que la cantante también ha interpretado en sus actuaciones en directo. Aunque no se tenga constancia de su aparición en ningún repertorio de Mike Oldfield, la mera inclusión de esta sección en su catálogo musical da a entender que el multiinstrumentista quiso hacer suyos los sentimientos mostrados hacia la isla en la que vivieron sus antepasados. Tuvo buen ojo.

05 Ireland's Eye.jpg

Ireland’s Eye (Ojo de Irlanda)

Oh, isla del alma. Valles silenciosos y cubiertos de nieve. Ojo de Irlanda… permanecerás conmigo hasta el día en que me muera. Oh, cuánto duele marcharse.

Las aguas fluyen y refluyen. Las estaciones cambiantes van y vienen. Ojo de Irlanda… por siempre te extenderás hasta los cielos. Oh, cuánto te echaré de menos.

El sol bailando en tu orilla rocosa, la luz de la luna jugando sobre el agua. Tu recuerdo estará conmigo por siempre jamás, dondequiera que vaya.

Continuaré viéndote en mis sueños. Te mantendré a salvo en mi corazón.

06 Five Miles Out back paint & Ireland's Eye

[PÁGINA PRINCIPAL]

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: