GUERRAS DE MUNDOS

El noveno álbum de estudio de los progresivos Yes, publicado en septiembre de 1978, marcó un giro estético en la banda no solo por la menor duración de la mayoría de sus nueve temas, sino por incorporar en el mismo la temática extraterrestre, tan en boga en aquella época. En efecto, el disco Tormato contaba en su haber con el corte Arriving UFO pero, además, incluía un particular verso que el vocalista Jon Anderson entonaba  durante la canción Madrigal: “Los viajeros celestiales siempre han estado aquí con nosotros”.

La película Encuentros en la tercera fase que el director Steven Spielberg estrenó en noviembre de 1977 tuvo mucho que ver en todo ello. Anderson se quedó tan prendado de la misma que la vió en el cine por dos veces y convenció luego a sus compañeros de grupo para utilizar su obertura musical al comienzo del tour americano In the round entre los meses de agosto y octubre de 1978.

Corrían buenos tiempos para la ciencia-ficción y no exclusivamente en la gran pantalla. A finales de mayo de 1977 se había estrenado en los cines la película Star Wars y unos días después veía la luz el álbum I Robot de The Alan Parsons Project mientras Jeff Lynne componía las canciones del doble disco Out of the Blue para la galáctica ELO. Pero iba a ser otro Jeff, en esta ocasión Jeff Wayne, el que rompería moldes con su versión musical de La Guerra de los Mundos publicada en junio de 1978.

01 YesTor UFO

La publicación de Jeff Wayne se convirtió rápidamente en un bestseller mundial, éxito que no fue tanto fruto de la oportunidad como de tres años de laboriosa maduración de ideas, casi el triple del tiempo empleado por Herbert George Wells en escribir la novela que le servía de inspiración. Wayne había conseguido los permisos de explotación de dicha obra en enero de 1975 pero antes había barajado otras alternativas, como versionar El día de los trífidos de John Wyndham o Un mundo feliz de Aldous Huxley.

El objetivo era crear un trabajo musical con su propio sonido y estilo, que pudiera convivir con los artistas contemporáneos. “Desde muy temprano, en la etapa de composición, me di cuenta de que ‘The War of the Worlds’ exigía mucho más que una estructura de álbum de pop tradicional. Decidí que la música del álbum debería ser continua, sin interrupciones”, afirmaba su autor. El resultado final se englobó dentro del rock progresivo, acercándose musicalmente al estilo de rock sinfónico característico de The Alan Parsons Project o Electric Light Orchestra. Si bien la presencia de un narrador y una orquesta podía emparentar la obra con Journey to the Centre of the Earth de Rick Wakeman lo cierto es que la aportación vocal de Justin Hayward la asemejaba más a Days of Future Passed de The Moody Blues e incluso algunos pasajes electrónicos la podían relacionar con la incipiente obra de Jean-Michel Jarre.

En 1977 el compositor Jeff Wayne contactó con Roger Dean (conocido por sus trabajos con Yes) para el diseño de la cubierta del disco. Roger sugirió la publicación combinada de un libro y un álbum musical, pero las complejidades contractuales impidieron la consecución del proyecto, encargándose finalmente de dirigir las labores gráficas John Pasche (diseñador del famoso logo de los Rolling Stones) junto con un grupo de dibujantes que daría color a diferentes secuencias de la historia (la pintura Thunder Child de Michael Trim fue la que acabó acaparando la portada).

Algunos proyectos del equipo de artistas que reunieron Roger Dean y su hermano Martyn para ilustrar La guerra de los mundos fueron revelados en la publicación impresa Magnetic Storm de 1984. En la misma se detalla cómo Roger se planteó el diseño de los trípodes marcianos como un auténtico desafío, ya que su pretensión era poder construirlos en la realidad para un posible show.

02 Roger Dean tripod 1

HG Wells denominó trípodes a los gigantescos medios de transporte con tres patas que utilizaban los marcianos (seres con la envergadura de un oso y dotados de tentáculos como los pulpos pero muy torpes en sus movimientos) para desplazarse por la superficie terrestre. Servían tanto como protección contra un entorno extraño como para invadir a la humanidad haciendo uso del implacable rayo de calor y el tóxico humo negro.

El reto de su diseño residía en el hecho que los trípodes eran perfectamente estables en un terreno irregular pero, una vez en movimiento, perdían el equilibrio. La película que Byron Haskin dirigió en 1953 resolvió el problema de su construcción reemplazandolos por platillos voladores, pero no eran tan aterradores como un artefacto de patas impares (todos los seres de nuestro planeta disponen siempre de extremidades en número par). El prototipo de trípode finalmente creado por los hermanos Dean tendría el aspecto de un pájaro prehistórico gigante, a diferencia del arácnido de tres miembros dibujado por Michael Trim para la portada definitiva.

03 Roger Dean tripod 2

La versión musical de La guerra de los mundos ofrecía algo más que 95 minutos de escapismo sonoro a los más de 15 millones de personas que compraron el doble disco: una introducción a un mundo literario que de otra manera no hubiera sido explorado por ellos. La invasión terrestre de los marcianos relatada en el libro de HG Wells cobraba nueva vida 80 años después de su publicación y 40 desde que Orson Welles consiguiera atemorizar a la población estadounidense con su recreación radiofónica del relato la noche previa al Halloween de 1938.

La novela original se ambientaba en los alrededores del Londres victoriano de finales del siglo XIX, centro neurálgico mundial en esa época, pero Welles trasladó el inicio de su invasión radiada al estado norteamericano de Nueva Jersey, lo que a la postre le valió su consagración teatral. Desde entonces, las diferentes versiones cinematográficas que fueron apareciendo siempre localizaron la acción en los Estados Unidos (la última cinta fue precisamente de Steven Spielberg en 2005).

Sin embargo, Jeff Wayne tenía otros planes: “Desde el punto de vista narrativo queríamos hacer lo que no se no hizo en otras versiones del libro: mantener el marco temporal original”. Incluso, aunque algunos recordarán una narración en alemán o castellano del doble vinilo de Wayne (interpretada por Anthony Quinn en nuestra lengua), se escogió concienzudamente a una voz británica para la versión anglófona del mismo: la del actor Richard Burton. Posiblemente ocurriera algo similar cuando The Alan Parsons Project eligiera a Orson Welles para promocionar su álbum conceptual dedicado a la figura del escritor estadounidense Edgar Allan Poe en 1976.

04 The War of the Worlds (Roger Dean)

[PÁGINA PRINCIPAL]

 

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: